Jannah Theme License is not validated, Go to the theme options page to validate the license, You need a single license for each domain name.
Críticas de cómics

Crítica: “Batman, La Maldición del Caballero Blanco”. Artículo de lujo.

General
Guion
Dibujo
Personajes
Historia
Edición

“No hay paz para alguien como tú, solo guerra”

Un espectáculo visual abrumador que coloca a estas miniseries de Sean Murphy en un acontecimiento editorial absoluto.

Valoración de los Usuarios 4.1 ( 1 votos)

Sean Murphy continua reimaginando el universo Batman por todo lo alto. Si la primera entrega supuso un golpe en la mesa de alta reacción en cadena, desarrolló una historia fresca pero arriesgada, sobrevivió al exigente mundo de historias alternativas del personaje y dejó un gran sabor de boca, la secuela no le va a la zaga. Una apuesta ambiciosa, en la que en lugar de buscar el confort que el éxito de su predecesora le dejó, aumenta la potencia y suelta a los personajes en un nuevo tour de forcemás explosivo y emocionante todavía. Se aleja de los conceptos tan rompedores y novedosos de “Caballero Blanco” presentando otros nuevos. Pero sobre todo, como en el anterior, toma la continuidad canónica del personaje con enfoques más modernos, sin olvidar su notorio envoltorio blockbuster que su talento gráfico tan espectacular ofrece. Tiene en cuenta momentos históricos clave en la evolución editorial de Batman. Si en la primera miniserie nos encontrábamos con el análisis del enfrentamiento obsesivo Joker/Batman y la corrupción política y policial de Gotham, en este caso la atención se focaliza en el árbol genealógico de la familia Wayne, como hizo Grant Morrisson, y en el retorcimiento del concepto del legado, que encontramos en “Knightfall” a través de Azrael.

El concepto del sustituto provisional de Bruce Wayne en los noventa se conecta con las raíces gothamitas de su familia en una lectura que abarca varios niveles de interés. Por un lado, las consecuencias que la herencia de Joker/Napier dejó en “Caballero Blanco”, la evolución de Harley Quinn (personaje más interesante por cada exploración personal que se le hace, cambiándola de registro pero coherente a su vez con su origen secreto antes de sucumbir al bucle repetitivo que supone su personaje), las dudas existenciales de Batgirl y Nightwing y el recorrido histórico de la creación de la ciudad como gran capital, mediante un ancestro de los Wayne a lo Errol Flinn y uno de los Valley a lo Oliver Reed.

Todas las tramas y subtramas se cruzan y se alienan en beneficio de la historia y en la profundidad de los personajes. Nada sobra, todo se rebaña, la historia se administra en cada capítulo alternando con momentos valle, dramas impactantes y clímax de alto voltaje. Introduce aspectos complejos y sorprendentes en una propuesta visual de gran presupuesto, y aunque la base, el modelo, la plantilla, no es nuevo en cuanto a elementos importantes de cualquier ficción (familia, legado, responsabilidad, maldad, corrupción y megalomanía) y todo es reconocible y usado, son los modos en el transcurso de estas bases lo que hace la obra tan resultona en su conjunto.

Y el peso de estos valores lo obtenemos con el espectacular dibujo de Murphy. El detalle, la fuerza y la grandeza de cada composición es abrumadora. Inmersiva e hipnótica, la acción y el drama en todas sus posibilidades alcanzan cotas de excelencia solo superada por la posibilidad de su edición en formato álbum o absolute. El dibujo escapa de los textos de las páginas y tiene vida propia, como si estos fueran un adorno, más que un imprescindible recurso narrativo del medio. El nivel de revisionismo mediante las secuencias visuales narrativas es autónoma, se puede examinar el cómic sólo por el dibujo y que sea la imaginación el que haga el resto, creando historias infinitas y distintas unas detrás de otras pero con las mismas páginas. Todo queda al servicio del arte de este gigante.

El tomo se cierra con un bonus track, el nuevo enfoque del alternativo Mr. Fríode este subuniverso. Dibujado por el gran Klaus Janson, funciona bien como historia complementaria, rellena huecos del anterior volumen y desarrolla de forma interesante el trasfondo de Victor Fries esbozado en el mismo. No es una historia imprescindible pero sí justifica de forma explícita la actitud de Frío respecto a la familia Wayne.

“La Maldición del Caballero Blanco” es un paso más en la recreación murphiana del universo de Batman. Un cómic que completa un díptico glorioso ehistórico en latrayectoria editorial del personaje. Un espectáculo visual abrumador que coloca a estas miniseries en un acontecimiento editorial de primera división.

Batman: Curse of the White Knight núms. 1-8, Batman: White Knight Presents-Von Freeze, DC Comics. Batman, La Maldición del Caballero Blanco, ECC Ediciones. Cartoné. Color. 272 págs. Pvp: 29 €.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba