Críticas de videojuegosVideojuegos

Crítica de Panorama Cotton, para Nintendo Switch.

Valoración

Gráficos
Sonido
Jugabilidad
Duración

Panorama Cotton es sin duda un subgénero especial dentro de la saga Cotton y así hay que tomárselo y disfrutarlo casi 30 años después. Si te encantan los retos, los pixels noventeros y los shoot'em up de lo más nipón, este sin duda es un título que te va a dar muchas horas de disfrute.

Valoración de los Usuarios 2.3 ( 1 votos)

No puedo negarlo. Si me preguntan cuál fue la consola de mi vida, de mi boca saldrán en un nanosegundo dos palabras «Mega Drive». Aquella 16 bits de SEGA fue sin duda un antes y un después para un chavalín que había catado de pasada una Spectrum ZX y casi se había estrenado con una clónica de la NES.

La Mega Drive supuso una puerta abierta a un nuevo mundo de colores y sonidos y sobretodo a un nuevo abanico de géneros por descubrir. Y así, en un tiempo pretérito, anterior a las 3 dimensiones, un título me voló la cabeza. Space Harrier. Un juego distinto. Acostumbrado a los Side Scrolling Shooters en los que avanzábamos de forma horizontal por la pantalla, de repente, descubríamos una nueva perspectiva que aportaba algo de profundidad a nuestras vidas.

Perdón por toda esta chapa de contexto, pero me parecía necesaria para explicar el tipo de juego que es Panorama Cotton, pues como Space Harrier, se trata de un pseudo shooter 3D sobre raíles, o lo que los anglosajones denominan un On-Rails Shooter, en el que vemos a nuestra protagonista de espaldas avanzando siempre hacia un horizonte infinito en pos de abatir cuantos más enemigos, grandes y pequeños, mejor.

Y también menciono Space Harrier o Starfox porque como todo lo diferente que alcanza el éxito, aquellos títulos crearon tendencia. Tanto es así, que casi 10 años después, en 1994, la saga Cotton de Sunsoft, que siempre había presentado a la prota, Cotton, desplazándose horizontalmente por nuestras pantallas, decidió innovar, hacer uso de la tecnología Super Scaler de Mega Drive y darnos un Panorama Cotton sobre raíles. Bueno, digo darnos, pero en realidad, quienes disfrutaron de esta saga fueron los jugones asiáticos, porque los Cotton no hicieron acto de presencia por estos lares. Es por ello, que poder disfrutar ahora de estos juegos, es una delicia, sobretodo si te sientes nostálgico/a y te apetece un buen shoot’em up noventero (o en el caso de los Cotton, un cute’em up).

En Panorama Cotton, encarnamos a Nata de Cotton, una bruja con un ansia insaciable de caramelos Willow. Nos acompaña el hada Silk, con quien Cotton ya salvó el mundo una vez. Silk se encuentra con su hermana Knit, que le dice que la reina Velvet ha estado actuando de forma extraña. Las protas descubren que el origen de su comportamiento es que ha ingerido un Willow en mal estado. A Cotton la reina o el propio reino no le importan lo más mínimo, pero sí la mosquea el hecho de que alguien esté quemando Willows, así que ella y Silk se ponen en marcha para detener a quienquiera que esté haciendo cosas tan viles.

En una era en la que juegos de este estilo podían resultar un tanto injugables por aquella tecnología aún en desarrollo sobretodo para plataformas del hogar, Panorama Cotton se desarrolló de forma nativa para Mega Drive y resultó un juego super dinámico, veloz y suave que deleitó a su público. Y así lo he sentido en carne propia jugándolo en Nintendo Switch. Sus sprites están muy trabajados y nos presenta entornos y paisajes super creíbles y casi realistas (a diferencia de lo que ocurriese con StarFox o Space Harrier que jugaban con la ventaja de desarrollarse en el espacio o en mundos abstractos). Además, su colorida paleta, digna de los mejores cute’em up (por aquí el más conocido quizás fue el Twinbee) y el diseño de sus personajes hace del título un disfrute. En Panorama Cotton podíamos sobrevolar el reino de Velvet al ritmo que quisiéramos, aumentando o disminuyendo nuestra velocidad en función de cuán certeros quisiéramos ser a la hora de destruir a nuestros rivales. Además podemos recolectar ítems que nos dan experiencia ylanzar hechizos mágicos. Esto, sumado a la posibilidad de que el camino se ramificase, y a la movilidad y la perspectiva, hace del juego un entretenimiento único. Dos horazas y cinco niveles de vértigo sobrevolando un reino mágico y disparando a todo lo que se pone por delante, monstruos pequeños y jefazos finales de nivel.

Eso sí, quizás no sea un juego apto para todos los públicos. Es un género muy especial con una estética muy particular, en lo visual y lo sonoro (la OST es super pegadiza, como ocurría con casi todos los títulos de la década y se intercala con curiosos SFX entre los que se encuentran los divertidos grititos de Cotton cada vez que pierde un punto de vida). Un toque genuinamente nipón que puede echar a muchos para atrás, pero que sin duda atrapará a quienes gusten de un buen reto noventero.

En cuanto a las novedades que plantea esta nueva versión de 2021, son más bien poquitas. El juego se reproduce en su versión más original, de momento en japonés del bueno (aunque ya imaginaréis que la historia tiene poca más trascendencia de lo que hemos relatado) y dispone de dos modos: El Challenge, que es básicamente el juego tal cual apareció en el 94 y el Standard, que nos permite hacer uso de alguna que otra trampa que facilitan la aventura, como la capacidad para rebobinar, para salvar estados en ciertos momentos de la partida o para añadir cheats que desbloquearemos con el paso del juego. A eso súmale algún cambio de aspecto y un filtro que puede (o no) mejorar la experiencia en lo visual. Poco más.

Panorama Cotton es sin duda un subgénero especial dentro de la saga Cotton y así hay que tomárselo y disfrutarlo casi 30 años después. Si te encantan los retos, los pixels noventeros y los shoot’em up de lo más nipón, este sin duda es un título que te va a dar muchas horas de disfrute.

Dandan_Friki Pills

Dani Collado. Comunicólogo. Replicante mentalmente divergente. Leo cómics en mi TARDIS. I 💙 books, sci-fi, dinosaurs 🦖 & cheesecake. Friki 24/7.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba