Críticas de cómics

Crítica: «Hay algo matando niños Vol.2», profundo y ominoso

General
Guión
Dibujo
Personajes
Historia
Edición

Muy Recomendable

Sigue perfilándose esta historia de terror con misterio y mucho gore.

Valoración de los Usuarios Be the first one !

En el tomo anterior ya conocimos a Erica Slaughter y se nos esbozó algo del grupo (o secta o vete tú a saber qué) al que pertenece. Además de contar a qué se didican… a cazar monstruos. Pero sobre todo se nos puso en situación: Existen monstruos sedientos de carne y sangre que solo pueden ser vistos por los niños… y a ellos les atacan. La pequeña población de Archer’s Peak sufre la desaparición de varios pequeños y el descuartizamiento de otros tantos. Mientras el terror y el desconcierto se apoderaba de los lugareños llegó Erica, una misteriosa forastera de ojos grandes (graaandes) que parecía ocultar algo. Y tanto.

Erica se enfrentó al monstruo que se ocultaba en el bosque, encontrando incluso su guarida y acabando con él. Pero un niño superviviente y un joven se vieron de cierta manera «afectados» cuando conocieron la terrorífica verdad. Además, descubrieron que ese monstruo era hembra y tenía una amplia camada dispuesta a seguir alimentándose con los niños de la zona. Y así quedaron las cosas, preparadas para este segundo volumen.

Erica es una cazadora de monstruos tan peculiar e independiente que hasta los de su organización quieren tenerla atada en corto, esto supondrá la llegada de otro de los miembros del grupo al atormentado pueblo. Lo que le faltaba al sheriff, que empieza a entender que algo sobrenatural está pasando. Suma el hallazgo de los restos de tantos niños y el consiguiente trauma local, además del despertar de los monstruos retoños… y ya tienes la combinación perfecta para un segundo arco argumental magnífico, intenso y terrorífico.

James Tynion IV, al que leemos habitualmente en DC, escribiendo la cabecera de algunas de las series más emblemáticas de la casa, hace aquí un trabajo bien distinto. Entregado al terror-gore más cruel, el centrado en los niños, y confeccionando una trama que se va tejiendo con calma pero sin pausa. Quiere que sea una serie de largo recorrido y dosifica la información, clave para mantener el misterio sobre unos personajes y unos acontecimientos que tienen en eso, en su críptico sentido, el mayor de sus atractivos. Erica se confirma como una protagonista carismática y de peso y el pueblo, con el tratamiento que se le hace a sus habitantes, cobra forma como otro personaje más. Y a pesar de lo interesante que se pone la historia, comprendemos que no es más que una gota en el océano de tramas que los autores podrían confeccionar. es decir, notamos que estamos ante algo grande de lo que se nos muestra muy poco.

Al clima de terror y desasosiego que se respira en el pueblo, a través de las viñetas y las páginas, contribuye el arte de Werther Dell’edera. Que utiliza manchas bruscas y gruesas de tinta para plasmar los bosques oscuros y ominosos, insondables, donde cualquier horror puede ocultarse. Sin cambiar de estilo, sabe suavizarlo para mostrar a los personajes aunque, consciente del aura de algunos en concreto, mantiene algo de su trazo en la representación de Erica y compañía. Los seres de pesadilla y las escenas que estos protagonizan vuelven a ser traumáticas, impactantes. Aunque una pequeña tacha queremos recalcar: la manía de pasar de composición de página clásica a formato apaisado, de hacerlo sin avisar y sin que nos demos cuenta. Es decir, que en ocasiones las dos páginas del cómic funcionan como una sola… leyéndose en formato apaisado. Pero Dell’edera no recurre a ningún artificio o truco visual para orientar nuestro sentido de lectura y es fácil que sigamos leyendo a la manera clásica, dándonos cuenta de que ha cambiado el formato solo cuando la secuencia entre viñetas pierde sentido por la conversación.

Nada grave, desde luego, pero que en ocasiones rompe el ritmo de lectura que en una historia como esta, tan absorbente, puede molestar un poco.

La opción de Planeta Cómic de ofrecer la serie en tomos recopilatorios nos obliga a esperar meses entre entrega y entrega… pero evita que la lectura se interrumpa con capítulos cortos. Es una serie para leer así, a través de arcos argumentales completos… o una vez finalizada. Del tirón.

Lo que tenemos claro es que se trata de un cómic de terror original y duro, que emplea como víctimas al colectivo hasta ahora intocable: los niños. Eso le da un desagradable pero atrayente morbo para todos los amantes del gore, que encontrarán en este cómic una historia a su medida. Pausada, pero bien contada… y que dosifica sabiamente los impactos salvajes de terror que ofrece. Otra serie de BOOM! Studios que se está ganando un hueco en nuestras estanterías… y en nuestras pesadillas.

Giacco

Redactor jefe de las secciones de Cómics y Videojuegos, así como presentador de muchos de los programas de Hello Friki Podcast.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba