Jannah Theme License is not validated, Go to the theme options page to validate the license, You need a single license for each domain name.
Críticas de videojuegos

Crítica: «Rune Factory 4 Special», de agricultor a guerrero

Historia
Jugabilidad
Gráficos
Duración

Recomendable

Un completo JRPG que tiene como base el cultivo y cuidado de nuestros terrenos, pero que se nutre de combates, relaciones entre personajes, quest y mil elementos más que lo vuelven tremendamente adictivo.

Valoración de los Usuarios Be the first one !

Hace años, poder jugar a un título japonés de temática peculiar o fuera de lo normal para nuestros estándares occidentales era algo solo al alcance de los más fanáticos. Juegos de pesca o de «citas», juegos con fórmulas que fueran más allá del combate o exploración o la aventura más convencional no se prodigaban demasiado por estos lares. Menos mal que, finalmente, la extraña idiosincrasia de algunos juegos que eran éxitos en Japón han ido poco a poco filtrándose hasta llegar a nosotros. Es labor de algunas distribuidoras como Meridiem Games, o desarrolladoras como Marvelous, que han apostado por este tipo de juegos.

La saga Harvest Moon es una de esas raras franquicias que despiertan pasión y arrastran a miles de jugadores y, no podía ser de otra forma, fue una de las primeras en llegar. Heredera de ella es la saga Rune Factory, pues concretando en el título que traemos, nos tenemos que ir a 2014, cuando Rune Factory 4 llegó a nuestras Nintendos 3DS y nos permitía convertirnos en improvisados campesinos/guerreros/vecinos y novios. Porque de todo esto podemos disfrutar en el juego. Han pasado más de siete años y el título vuelve a nosotros en su versión Special, es decir, con algo de material nuevo y con gráficos remasterizados. Y de esta nueva guisa lo hemos jugado en nuestra PS4, aunque también lo podéis disfrutar en PC, Xbox One y, por supuesto, Nintendo Switch.

Infinidad de horas de juego y varios modos para poder sumergirnos en un reino de fantasía donde hay mucho que hacer. Con una buena historia y personajes encantadores, se trata de un título que, de engancharte, te va a tener ocupado y disfrutando durante mucho mucho tiempo.

Una caída afortunada

Comienza el juego con nuestro protagonista (podemos elegir su sexo y su nombre) a bordo de un barco volador. Algo importante estamos transportando y, claro, los bandidos no se harán esperar. Durante el ataque caeremos por la borda hacia una muerte segura… menos mal que aterrizamos en blando, porque somos salvados por un dragón parlante. Nos encontramos en el reino de Selphia y, a causa del golpe, no recordamos nada de de nada. al menos los habitantes del lugar son la mar de amables y nos acogen con todo el cariño y la comprensión del mundo… y bueno, porque están esperando la llegada de un príncipe vecino y piensan que podemos ser nosotros.

Las primeras horas en Rune Factory 4 son de diálogo y más diálogo. Se nos pueden poner cuesta arriba porque, además, el juego llega con voces y subtítulos en inglés y japonés y, aunque no se trata de una literatura compleja, tal cantidad de texto puede llegar a cansarnos. Pero si somos pacientes llegaremos al momento en el que nos dan una habitación en el castillo y os enseñan lo que será la base del juego: nos enseñan a cultivar. Ahí tenemos nuestro huerto privado. Con unos sencillos comandos nos indicarán como desbrozar la tierra, ararla, plantar semillas y regarla. El A B C del jugador en este título porque de aquí depende todo nuestro avance. Con lo que cultivemos podremos obtener dinero u objetos, e incluso encontrar las famosas runas a las que alude el título.

Pero no nos equivoquemos, porque la trama del juego avanza sin parar. Pronto llegarán nuevos personajes y la situación comenzará a moverse, siendo nosotros partícipes y protagonistas de la misma. Se nos invitará a caminar por el pueblo y conocer distintos personajes con los que podremos entabla amistad, obtener quest o muchas cosas más… incluso podremos comenzar una relación sentimental (uno de los modos del juego trata de eso exclusivamente)

Labrador de espada en mano

Si bien la base del avance en el juego es el tema agrícola, que se va complicando y ganando en diversión, hay muchas otras tareas a realizar. La pesca o la captura de bestias, que podremos domesticar para que nos sirvan de montura y/o ayuda en el combate. Cuidar las relaciones con los lugareños también será importante, pues no solo nos aportarán objetos o misiones, sino que nos pueden acompañar en las incursiones que hagamos por el bosque… o por las distintas zonas de combate que encontramos en el juego.

Porque, efectivamente, el combate también forma parte del título. Las bestias y seres que vencemos nos darán experiencia y, en ocasiones, objetos y ayudas. Así podremos mejorar nuestro equipo, nuestra armadura y armas y obtener nuevas semillas. Hay infinidad de cosas que hacer en Rune Factory 4, que nos mantendrán ocupados durante horas y que son tan variadas que raramente nos aburriremos.

Eso si, no olvidemos que se trata de un juego de 2014.

Remasterizando, que es gerundio

Aquí viene otra de las posibles pegas del título. Si bien antes hablábamos de las largas escenas llenas de diálogos y exclusivamente en inglés, ahora lo hacemos de su apartado visual y jugable, claramente retro… aunque esto, desde luego, no será ninguna pega sino más bien un aliciente para muchos jugadores.

Nosotros observamos la acción siempre desde una perspectiva aérea, con un plano picado, donde el personaje se va moviendo por la pantalla y de una a otra apenas notamos el tiempo de carga. Tanto los diseños de personajes como el mundo que recorren son encantadores y de cuento, evocando a esos mundos fantásticos y medievales made in Japan. Se nota el suavizado en los gráficos y algunos nuevos diseños en las animaciones de los personajes cuando dialogan… aunque las cortas escenas animes que sirven de presentación a personajes o se muestran en momentos concretos no han sido pulidas como el resto del juego.

Aunque la remasterización se nota y se agradece, quizá no sea suficiente para muchos jugadores que seguirán detectando un aspecto como de «otra época», con unos enemigos y entornos más caracterísiticos de portátiles y consolas de pasadas generaciones.

Lo que no se puede negar es la magnífica adaptación a los mandos que se ha realizado por parte de Marvelous. Combatir, cultivar, negociar… todo se realiza de manera sencilla y en unos pocos comandos. Se ha pensado en la diversión y en la inmersión, facilitando al jugador el tedioso aspecto rolero que muchas veces da al traste con buenos títulos. De hecho, incluso la subida de niveles se produce de manera sencilla y automática, tomando como parámetros todo tipo de acciones. Y cada vez que aumentemos de nivel no solo seremos más poderosos y competitivos, sin que nuevas habilidades y opciones se incorporan. Este paulatino aumento de posibilidades jugables hace que no nos agobiemos de inicio y el juego se complique de manera progresiva, conforme nos hacemos a él.

Conclusiones

Rune Factory 4 Special mantiene su carismática mecánica, multiplicando la diversión con todas sus posibilidades jugables y con la libertad que le ofrece al jugador. Cuidar el huerto, luchar contra todo tipo de enemigos, relaciones sentimentales, pescar, cocinar… se convierten en tareas divertidas y cruzadas con las que se nos pasarán las horas sin darnos cuenta. Sus divertidos diálogos y su historia trabajada conseguirán que no podamos despegarnos del mando y queramos seguir profundizando más y más. Será fácil ver pasar las estaciones y darnos cuenta de que hemos quedado atrapados en Selphia por culpa de su adictiva jugabilidad.

Y para los más harcore del lugar, Marvelous ha incorporado un nuevo nivel de dificultad, el nivel Hell, que les pondrá contra la pared. Pero si lo que queréis es basar la experiencia en relaciones sentimentales, tenéis el modo Newlywed, para intentar conquistar a 12 solteros/as y tener un matrimonio feliz. Es otro añadido que demuestra la profundidad y las posibilidades que tiene este título… ahora disponible para todos los formatos.

Si te gusta el JRPG más genuino y retro, este es sin duda tu título.

Lo mejor

  • Su mundo y personajes de cuento
  • La ingente cantidad de cosas que hacer… y lo fácil que es hacerlas
  • La historia es absorbente

Lo peor

  • Que venga en inglés o japonés
  • Algunas veces el remasterizado no se nota
  • Que no tengas mucho tiempo para jugar

Giacco

Redactor jefe de las secciones de Cómics y Videojuegos, así como presentador de muchos de los programas de Hello Friki Podcast.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba