Jannah Theme License is not validated, Go to the theme options page to validate the license, You need a single license for each domain name.
Críticas de cómics

Crítica: «Second Coming», un advenimiento poco esperado

General
Guión
Dibujo
Personajes
Historia
Edición

Recomendable

No es lo mejor de Russell, pero por su mensaje bien vale la lectura

Valoración de los Usuarios 4.18 ( 2 votos)

¡Arrepentíos, la segunda llegada de Cristo es inminente! Esto, que gritaban y amenazaban miles de personas en la América del siglo pasado (y que todavía no ha sucedido, por mucho que siguen esperando) es la base que sirve al escritor Mark Russell para iniciar su polémica obra: Second Coming. Jesucristo vuelve a la Tierra, alentado por su padre para ver si, en esta ocasión, consigue algo y no se las dan como la última vez que pasó por aquí… hace ya más de dos mil años.

La Humanidad ha tenido tiempo de aprender y pulir unos valores sociales mínimos de convivencia, así que el hijo pródigo espera que, ahora, sea todo bien distinto. ¡Que chasco se va a llevar! Pero su padre, el Dios de los cristianos, sabe lo que hay y decide que no llegue a la Tierra «a lo loco», por eso se lo confía a una pareja que quiere adoptar. Una pareja peculiar, compuesta por una periodista y un superhéroe (trasunto de Super-man, pero más cutre), que responde al nombre de SunStar, porque ellos van a poder protegerle del varapalo que se va a llevar.

Una premisa irreverente y divertida, pero también polémica. De hecho, Second Coming fue descartada por las «grandes» editoriales y cayó de rebote en Ahoy Comics. Ahí no había problemas de autocensura, aunque en una sociedad tan delicada y «ofendible» en cuestión de sentimientos religiosos, algún que otro palo se llevó.

La cuestión es que Mark Russell pudo llevar a buen término su obra y, aunque ha tardado un poco en publicarse en nuestro país, por fin podemos disfrutarla de la mano de Planeta Cómics, en formato tomo. Se recopilan en él los seis primeros números de la serie (aun quedan para otro volumen) y encontramos esa locura irreverente y crítica que ha cosechado no pocos premios.

Jesucristo llega a la Tierra… pero todo ha cambiado tanto. ¿O en realidad no lo ha hecho? Eso tendréis que juzgarlo vosotros después de leer el cómic, pero os adelantamos que la vida no será del todo fácil para un «hijo de Dios» que basa su filosofía de vida en el amor al prójimo y en la bondad. Sunstar, el superhéroe que adopta a Jesucristo y lo acompaña en su venida, le mostrará el Mundo tal como lo conocemos en el Siglo XXI. Este choque dará pie a la crítica no tan velada que es el motor de la obra y que el mismo Russell explica en el prólogo. Una crítica que podría ser más ácida, más lacerante, pero se queda en un señalamiento algo tibio. Esto decepciona un poco: si eres capaz de utilizar la figura de Jesucristo y del mismo Dios, el lector espera que vayas más allá. Pero no es así y se queda muy lejos de la denuncia voraz y feroz de un, por ejemplo, Predicador.

El papel irreverente lo pone el personaje de Dios. Un padre de todos algo desquiciado y sobrado donde encontramos las mejores líneas de diálogo: «-¿Como puede haber maldad en el Mundo si Dios es todopoderoso?», -«Es que soy vago». Y la parte simbólica de la humanidad recae sobre la figura de Sunstar, que todo lo resuelve a golpes, por el método directo y sin espacio a la reflexión o el diálogo… a ver si la visión que le aporta Jesucristo le puede hacer cambiar de actitud… ¿o es el mismo Jesucristo el que acabará cambiando?

Una historia que basa en el humor irreverente su crítica y su gancho, pero que pierde cierto impacto una vez el mensaje está mostrado y no avanza. Richard Pace es el encargado del dibujo, lleva el peso de la obra aunque esté apoyado con otro artistas. Destaca enormemente en la elaboración de personajes, diseños y recreaciones… pero falla un tanto en los acabados. Incluso algunas viñetas aparecen vacías, sin fondo, mientras otras parecen no estar terminadas y se dibujan con rellenos y rayas. Una lástima que esto le de, en ocasiones, un aspecto poco pulcro, porque el conjunto artístico de la obra es más que aprobado.

No es una historia original, ni tampoco rompe con una imagen iconoclasta o radical… pero es divertida, tiene mensaje y está bien contada. Los acérrimos de Russell no encontrarán aquí su mejor trabajo, pero van a disfrutarlo como esa obra extraña y valiente que es. Ya solo nos queda esperar el regreso de Jesucristo… en el segundo tomo.

Giacco

Redactor jefe de las secciones de Cómics y Videojuegos, así como presentador de muchos de los programas de Hello Friki Podcast.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba