Críticas de cómics

Crítica: “The Hellblazer”. Regreso a los orígenes.

General
Guion
Dibujo
Personajes
Historia
Edición

Brotes verdes del mejor Hellblazer de Vertigo

"Constantine. Susurran su nombre por todo el infierno, desde el primer círculo hasta el lago de hielo"

Valoración de los Usuarios Be the first one !

La era post new52 para Constantine a nivel recopilatorio la recibimos en el presente volumen con un puñado de arcos argumentales de mayor y menor calado entre baremos de mayor ambición y menor pretensión.

El escritor Simon Oliver es bastante inteligente en su planteamiento y punto de partida. Devolvamos a John a sus arraigos británicos, traigamos de nuevo esa narrativa descomprimida pero con abundante información folclórica y sobrenatural del Vertigo originario y escarbemos en nuevos mitos de la creación universal para focalizar la atención en nuevas amenazas. Pero con el suficiente carisma y peligrosidad para que aguanten en el tiempo. En este caso, unas criaturas llamadas Djinn.

Si además colamos en el nuevo curso a La Cosa del Pantano, recuperamos a la astuta Mercury y seguimos explorando todo lo relacionado con la Putrefacción, los valores añadidos solo pueden sumar si están debidamente repartidos y equilibrados. Oliver con Moritat y Pía Guerra al dibujo, construyen una mitología y trasfondo sobrenatural potente e imaginativo. Tiene momentos sorprendentes, diálogos brillantes y giros inteligentes. Consiguen todo eso rememorando lo mejor del personaje en Vertigo, por tanto, la entrada en la nueva trayectoria editorial del personaje no puede ser mejor. Sin duda, “La Verdad Envenenada” reúne un grandes éxitos del Hellblazer de siempre y una muestra de que el personaje y su cosmogonía no caducarán jamás si cuentan con un equipo editorial y artístico talentoso.

El Fuego sin Humo” continúa la anterior saga, desplazando la acción a París, ahora con los dibujantes Philip Tan y Davide Fabbri. Oliver sigue con la construcción dramática de la amenaza de los Djinn mientras prosigue la investigación de John y Mercury. Esta continuación no es tan brillante como la anterior pero luce más la acción. Eso deja menos poso intelectual para mi gusto habida cuenta que el desarrollo de los personajes en el anterior y el conocimiento de sus psicologías a través de sus conversaciones era lo más potente. Esta porción del tomo es más convencional y menos arriesgada en estructura y dinámicas. Es decir, un objeto místico, su búsqueda por órdenes mágicos, una historia antigua mostrada en flashbacks para poner en situación, y personajes inocentes en medio, varios de ellos sufriendo las consecuencias de forma dramática. Lo interesante es que lo presentado con los Djinn sigue construyéndose y el choque de personalidades entre John y Mercury nos dejan buenos momentos. No es tan inspirada que la anterior saga pero sí más épica. El planteamiento de Oliver sí es heterogéneo a este respecto, luego ya cada cual, según sus gustos, verá cual le encaja más.

El Juego de la Inspiración” es el primero de las sagas de Tim Seeley, con el dibujante español Jesús Merino. Este arco argumental devuelve a John a aquellas historias chungas y turbias de terror de perfil bajo pero que dejaba un regustillo al final de haber leído algo diferente y directo. Creo que el debe en esta historia es su parte final, pero el primer episodio me parece sublime. La típica grapa con final con continuará que deja noqueado incluso al más hellblazerizado. Además, volvemos a contraponer al protagonista con otro personaje femenino muy bien escrito, la inspectora Margaret Ames, antigua novia del prota, cuya relación tras muchos años se vuele a poner a prueba tras unos sucesos terribles sin explicación para muggles como ella pero que saben como se las gasta nuestro timador favorito.

Aunque “Los Viejos Tiempos” es la última saga del volumen y queda una más, como también está escrita por Selley y parte de la anterior aunque no es continuación directa, la coloco ahora. Con Davide Fabbri de nuevo al dibujo, sigue un esquema parecido pero retuerce todavía más la posibilidades de las zonas más desfavorecidas de Londres con sus bandas e injusticias sociales, machacando a la pobre Margaret. Si es que no falla, en cuanto cruzas dos palabras con John date por perdido. Creo que en conjunto está mejor administrado que el anterior pero no tiene el mismo punch que la primera mitad que aquél, y aunque no es tan terrorífico en lo que vemos hacia fuera, lo es hacia dentro, puesto que trata de posesiones y gente cruel y sádica como parásitos demoníacos que la lían parda con los cuerpos de los demás. Y aparte, escarba bien en el trasfondo de las bandas callejeras y los que intentan salvar moralmente tanto esos barrios como sus chavales, antes de que las absorban esos grupúsculos criminales.

Termino con “La Partitura del Bardo” de Richard Kordey y Davide Fabbri, publicada entre las dos sagas londinenses de Selley. John se desplaza a San Francisco y volvemos a los objetos místicos y ocultos, a los panteones divinos y sobrenaturales que amenazan el libre albedrío y estropean el buen o no tan buen desarrollo de la humanidad en la tierra, etc, etc. Divertido, pero más allá de algún chascarrillo gracioso, no tiene ese punto de interés como sí he apreciado en los anteriores, de llegar a epatar en varios momentos, sobre todo en “La Verdad Envenenada” y al principio de “El Juego de la Inspiración”.

Me he quedado bastante satisfecho con The Hellbalzer. Para abarcar 25 grapas he encontrado mucha regularidad tanto en arte como en calidad. Y sobre todo con la sensación de que si siguen mirando, aunque sea un poco, el fondo de Vertigo, se pueden hacer cosas todavía muy potentes con John Constantine.

The Hellblazer: Rebirth 1 y The Hellblazer 1-24. Cartoné. 560 páginas. Color. Pvp: 48 €.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba