Críticas de videojuegos

Crítica Bustafellows; un otome de origen japonés al estilo americano

Historia
Gráficos
Jugabilidad

Un otome lleno de acción, risas y misterio que te dejará con ganas de más

Valoración de los Usuarios Be the first one !

Las películas de acción estadounidense han sabido ganarse a sus fieles seguidores a lo largo de todos estos años, ¿pero qué pasaría si arrastramos ese género a una novela visual? Bustafellows, un otome desarrollado por Extend y publicado por Pqube que salió el 30 de julio para Nintendo Switch y PC y ha llegado a España gracias a la distribuidora Meridiem Games, responde a esa pregunta y lo hace de la mejor manera posible; con una trama y unos personajes muy bien desarrollados, todo acompañado por su gran originalidad, ¿queréis saber más?

¿Alguna vez has oído hablar de un otome?

Para poder hablar de este videojuego, primero deberíamos dar una pequeña clase; a día de hoy muchos gamers siguen sin saber qué es una novela visual, por lo que hablar de otomes les debe de sonar a chino (casi literal). El género de novela visual se caracteriza porque su jugabilidad se basa en leer una historia y tomar decisiones que alteren el final de la misma. Este género abarca todo tipo de subgéneros, entre ellos, los otomes, que están pensados para un público esencialmente femenino y cuyas protagonistas son mujeres.

Normalmente, en los otomes las protagonistas carecen por completo de personalidad, a veces incluso se obvia su rostro, ya que las empresas japonesas querían centrar el protagonismo en los chicos guapos que intentan conquistar a nuestra protagonista. Sin embargo, Bustafellows tiene otra forma de ver las cosas e intenta abarcar a todo tipo de públicos, a pesar de ser claramente un otome.

Una novela visual japonesa… ¿al estilo americano?

Sí, habéis leído bien; Bustafellows deja de lado todo lo relacionado con la cultura oriental para meternos en un ambiente americano típico de películas de acción; asesinatos, espías, sicarios, policía, robos… Desde luego, puedo asegurar que los amantes del género no estarían lo más mínimamente decepcionados.

De hecho, ¿alguna vez le habéis oído decir a alguien que leer un libro es como ver una película? Pues Bustafellows se encargará de haceros sentir que estáis viendo una serie. No solo por su dinámica, tanto en su desarrollo, que es un no parar, como en su narrativa principalmente basada en diálogos. Puede que los cambios del punto de vista cada ciertas partes también ayude. Aunque lo que más me ha llamado la atención es que el juego está hecho de manera “episódica”; es decir, que cada arco corresponde a un capítulo, pero lo más curioso de todo es que cada uno cuenta con opening, ¡e incluso adelantos del próximo capítulo!

Acción y fantasía; matando a dos pájaros de un tiro

La historia nos sitúa en la ciudad ficticia de New Sieg, donde Teuta, una joven periodista autónoma torpe y con muy mala suerte, presencia el asesinato de Limbo, un abogado muy famoso conocido porque todos sus clientes salen absueltos de los Tribunales. Sin embargo, Teuta es una chica muy especial y tiene un extraño poder; es capaz de volver atrás en el tiempo, pero solo “poseyendo” a otra persona por tiempo limitado.

Lo que ella no sabe, es que intentar ayudar a este retorcido hombre solo será el inicio de sus aventuras al lado de los “Fixers” un pequeño grupo de justicieros (cabe a destacar que todos son chicos guapos) y que eso cambiará su vida y su forma de ver las cosas para siempre.

Nueva York en estado puro

Con solo leer el nombre de “New Siege” y fijarse un poco en los fondos, no se tarda mucho en llegar a la conclusión de que es casi una copia de Nueva York… con todo lo que eso conlleva. No solo el diseño de los fondos está muy marcado, sino que esa ciudad está llena de turistas e inmigrantes, juntando todo tipo de etnias y demás. Por supuesto, Bustafellows lo clava del todo en esa imitación. Muchos podrían esperar que, siendo un juego sin contenido explícito, los japoneses darían uso de su mente cerrada, pero aquí nos encontramos todo lo contrario; restaurantes latinoamericanos, personajes transexuales…

De hecho, hay otro detalle que no he podido pasar por alto; aunque este otome no tiene traducción al español y yo no soy nativa inglesa, hasta yo me he dado cuenta de lo bien adaptada que está la traducción inglesa; la forma de hablar de los personajes se parece mucho a la de un verdadero americano y está llena de modismos en muchas partes. 

Que no falte la originalidad

Recordemos lo anteriormente mencionado sobre las protagonistas de otome; personalidad cero. Sin embargo, Teuta sí tiene una personalidad más desarrollada, cosa que suele ser poco habitual en este tipo de videojuegos, dado el concepto de sumisión que se suele atribuir a las mujeres japonesas, tristemente muy marcado en este tipo de videojuegos, que en muchas ocasiones pueden llegar a ser de mente muy cerrada. Pero no solo se trata de ella, sino que cada personaje, incluidos los extras, tienen personalidades muy excéntricas.

Solo para que os hagáis a la idea, los cinco chicos principales de la historia tienen cada uno su propio rol bien marcado desde el inicio:

  • Un abogado que siempre consigue absolver a sus clientes, independientemente de qué hayan hecho.
  • Un sicario que solo mata a sicarios.
  • Un cirujano plástico especialista en disfraces.
  • Un forense que “habla con cadáveres”.
  • Un hacker que se autoproclama “jefe de los barrios bajos”.

Me siento en la obligación de destacar a Mozu, el forense, por su desarrollo de personaje; inicialmente nos muestran a alguien sin aparentes sentimientos que no deja de soltar chistes y otros comentarios más bien rancios (con los que no he podido evitar reírme muchas veces), pero poco a poco va dejando atrás esa personalidad robótica.

Pero no debemos olvidar al buen Scarecrow, el hacker más torpe que he visto en mi vida, un completo chuunibyou (término japonés que hace referencia a jóvenes que se creen sus propias fantasías y actúan públicamente de acuerdo a las mismas) que le pone la guinda al pastel con cada aparición suya en la historia.

No solo tiene buenos gráficos; también cuenta con animaciones

Los gráficos tampoco tienen nada que envidiarle a otros videojuegos de este género; aparte de lo cuidados que están los fondos, el diseño de personaje es bastante original y atractivo, cada uno a su manera, pero… ¡hasta las formas de vestir son claramente diferentes entre cada uno!

Aunque hay algo que me ha llamado mucho la atención y no suele ser habitual entre los otomes; el juego cuenta con cierta serie de animaciones. No solo en los openings y demás, sino también en ciertas escenas clave, siendo la primera de todas una en la que veremos volar incontables billetes debido al viento que provocan las hélices de un helicóptero.

Y, por supuesto, no debemos olvidarnos de esa maravillosa banda sonora, con un claro estilo urbano, que hace que nos metamos con mucha más facilidad en la historia.

Conclusión

En resumen, este maravilloso otome nos muestra una propuesta original y con detalles muy cuidados, que rompe varios clichés del género en el proceso, y todo acompañado por una buena traducción al inglés, una banda sonora genial, ciertas animaciones, etc.

Lo bueno

  • Su originalidad
  • A pesar de estar ubicado en una ciudad calcada a Nueva York, el estilo americano está clavado hasta el más mínimo detalle
  • Sus maravillosos personajes
  • La cantidad de horas de juego que ofrece (aproximadamente 40 completando el juego)

Lo malo

  • Carece de traducción al español
  • En algunas escenas, el realismo y la fantasía chocan entre sí, empeorando ligeramente la calidad del juego

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba