Críticas de videojuegos

Crítica «The Skylia Prophecy», un Castlevania clásico en pleno Siglo XXI

Historia
Gráficos
Jugabilidad

Un juego al estilo más clásico, con una dificultad destacable, pero quizás demasiado minimalista.

Valoración de los Usuarios Be the first one !

Castlevania es una saga de juegos que ha marcado un antes y un después en el mundo de la industria, ya que se ha convertido en un modelo a seguir por parte de cientos de videojuegos a lo largo de estos años. Si a eso le añadimos los clásicos gráficos estilo pixel art, nos encontraremos con esta curiosa entrega indie llamada “The Skylia Prophecy”, disponible en PC, Nintendo Switch, PlayStation 4 y Xbox One; de la que hablaremos en esta publicación.

La historia se centra en la joven Mirenia quien, tres años después de haber desatado un imparable poder maligno, se dirige a la Fortaleza de Tirkin para usar un hechizo con el que derrotar al mal que ella misma desató.

De camino allí, llegará a aldeas de las afueras, donde los monstruos masacran a los hombres y violan a las mujeres sin piedad alguna. Con su fiel espada, Mirenia tendrá que deshacer los errores del pasado.

The Skylia Prophecy es un videojuego 2D basado en los Castlevania más clásicos, centrado en un mundo de fantasía medieval. En él, nos pondremos en la piel de Mirenia y tendremos que superar mazmorras y derrotar a todo tipo de monstruos, pero ¿qué nos puede ofrecer esta entrega indie?

A nivel de banda sonora y efectos de sonido, absolutamente nada. La banda sonora no es minimalista, sino que cruza por mucho la línea de la repetición, ya que apenas nos encontramos un par de canciones que estarán todo el videojuego en bucle, junto a unos efectos de sonido que tampoco destacan por su variedad.

Si hablamos de gráficos, no podemos esperar unos realistas, ya que, al fin y al cabo, es un pixel art, pero eso no tiene por qué empeorar la experiencia de juego. Después de todo, la intención de su creador era la de aprovechar la nostalgia y, como mencioné anteriormente, está basado en juegos clásicos. Sin embargo, la interfaz tiene un diseño demasiado cargado, lo que puede llegar a resultar molesto cuando nos damos cuenta de que, lo que sobra de diseño, falta de explicación de objetos, tutorial, historia y menús.

A lo largo de toda la entrega nos encontraremos muchos personajes, pero en su mayoría extras; los aldeanos, aparte de unos pocos personajes principales, como la propia Mirenia, a quien podremos conocer muy ligeramente. Y, a nivel de historia, aunque también es sencilla, como todo en este juego, es bastante curiosa la manera en la que está narrada; esos mismos aldeanos con los que nos iremos cruzando serán los que nos cuenten qué está pasando a través de sus interacciones si decidimos hablar con ellos. De esta manera, si queremos volver a jugar The Skylia Prophecy, no estamos obligados a leernos de nuevo la historia, ya que podemos omitirla si simplemente no interactuamos con los aldeanos.

Este apartado no podía faltar, y es que lo más criticable que he visto en todo el juego es su traducción al español. No es la primera (ni será la última) vez en la que nos encontramos videojuegos traducidos al español… con una calidad pésima. Sin embargo, en esta ocasión la ausencia de calidad no solo tiene que ver con la incontable cantidad de faltas de ortografía que hay en tan poco texto, sino que encontraremos signos de interrogación en cada esquina, y sigo sin entender qué pintan ahí.

Mi opinión sobre la jugabilidad y dificultad he decidido dejarla para el final ya que es lo más destacable de este juego. Aunque no sea una entrega muy larga y que parece fácil, no te dejes engañar. Sí, es verdad que es corta, pero aunque elijas el modo fácil al empezar una partida, te darás cuenta de que poco tiene de fácil. Dejemos de lado los juegos de plataformas en los que con poner el modo fácil los monstruos no son capaces de asestarte ni un golpe o en los que los malos mueren de tres ataques; tendrás que tener el dedo listo para activar el escudo en todo momento y andar muy pendiente del timing de los enemigos, o no dejarás de morir y cargar partida una vez tras otra.

Otro elemento clave de este videojuego es el farmeo. Creo que no somos pocos los que hemos abusado en los Castlevania de este elemento, pero The Skylia Prophecy no nos permite dar uso de él, ya que, en cuanto matas a un enemigo, no volverá a aparecer en todo el juego, de manera que tienes un límite de crecimiento de poder por cada fase que superes.

En resumen, The Skylia Prophecy nos ofrece una experiencia similar al de un Castlevania clásico, con una dificultad destacable, pero demasiado minimalista en algunas partes, por no mencionar su pésima traducción al español.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba