Críticas de videojuegosVideojuegos

Crítica de Sifu, para PC (Epic Games).

Valoración

GRÁFICOS
SONIDO
JUGABILIDAD
DURACIÓN

Un gran juego de lucha.

Sifu mezcla lo mejor de los juegos de lucha con una aventura repleta de espectacularidad y no manca de dificultad. Todo un desafío que no hay que dejar escapar.

Valoración de los Usuarios Be the first one !

Meridiem Games acaba de lanzar las ediciones físicas para PS4, PS5 y PC de Sifu, el nuevo título de Sloclap que fue lanzado en plataformas digitales el pasado mes de febrero. Nosotros hemos podido disfrutar del juego en PC, y hoy os vamos a contar todo lo que os puede llegar a ofrecer esta mezcla de beat’em’up con ápices que recuerdan por momentos a la saga Dark Souls.

El club.

Lucha en estado puro.

Nada más arrancar el juego, apareceremos con un personaje, intentando adentrarnos en una especie de escuela de artes marciales. Aquí aprenderemos las primeras mecánicas del título, debiendo enfrentarnos a diversos enemigos, hasta dar con el maestro, Sifu… Enseguida nos daremos cuenta de que estamos controlando al malo de la película, pues andamos buscando un objeto y no dudamos en acabar con la vida del maestro en un duro combate.

Tutorial.

Es ese momento, vemos a alguien escondido que ha presenciado todo, dándonos la opción de elegir si somos un niño o una niña, y apareciendo en escena al ser descubiertos. Uno de los cinco personajes que forman la banda, es enviado por el jefe (que estábamos controlando hasta el momento), para acabar con nuestra vida, asestando un corte certero en nuestro cuello.

¿Estamos muertos?

Aparecemos en el suelo, con un amuleto en las manos que parece ser que nos devuelve a la vida… Y aquí empieza el juego, con una secuencia de introducción que muestra como nos curtimos en el arte del kungfu durante ocho años, alternando créditos del juego con la aparición de los cinco enemigos que acabaron con nuestro padre, y permitiéndonos, a modo de tutorial, probar diferentes tipos de golpes contra ellos hasta que los derrotamos.

Tras los créditos iniciales, veremos que esas luchas que hemos tenido eran el reflejo de nuestro entrenamiento con el pilar de Wing Chun, encontrándonos en nuestra casa y preparando los primeros pasos para nuestra venganza.

Uno que cae.

Así, desde este punto, podremos acceder a un panel, donde iremos recopilando información sobre los cinco enemigos que buscamos, con recortes de prensa, fotos y otros objetos que podremos ir recopilando a lo largo del juego. Por otro lado, tendremos un gran ventanal con vistas a la ciudad, donde accederemos a las cinco zonas que conforman esta aventura, debiendo finalizar una para desbloquear otra.

En busca de venganza.

Hasta este punto, puede parecernos lo típico de un beat’em’up: Llegar a una zona, ponernos a repartir mamporros hasta llegar al jefe final (Streets of Rage, Final Fight, Double Dragon…) y acabar con él para pasar a otra misión. Pero no, no estamos ante el típico machaca botones de toda la vida. Sifu es un juego más profundo en ese aspecto, pues aprovecha lo propio de un juego de lucha callejera, aplicando patrones de movimiento y obligándonos a estudiar bien a nuestros oponentes, con el fin de aprender a esquivarlos, o saber cuando bloquear un ataque, con el fin de realizar las contras en el momento adecuado para salir indemne.

Viejo pero fuerte.

Por otro lado, el juego se nos presenta con vistas 3d en tercera persona, permitiéndonos rotar la cámara al tiempo que nos movemos por cada una de las zonas. Hay alguna ocasión en la cual la cámara cambia a una vista lateral, como haciendo un guiño a los juegos de recreativa, pero aún así, deberemos ir midiendo nuestros movimientos si no queremos acabar en el suelo.

Vista lateral.

Y aquí viene lo interesante. Deberemos adentrarnos en cada una de las zonas abriendo puertas, trepando por lugares, encontrando algún que otro atajo u objeto, eligiendo alguna frase en una conversación, y sobre todo, luchando. Pero lo bueno de todo esto es que cuando nuestra barra de energía llega a cero, morimos, y gracias al amuleto que conservamos, podremos resucitar de nuevo en el punto en el cual nos encontremos, para lo cual se nos sumará un año de vida a nuestro protagonista. Si volvemos a morir, podremos resucitar sumando dos años más, y esto se irá multiplicando si nuestro contador de muertes aumenta, viendo como vamos envejeciendo.

Acción.

Pagando con años de vida…

Tendremos un contador de años, empezando cuando tenemos 20, y si la suma de años llega hasta 70, habremos perdido la partida, pudiendo volver a comenzar el nivel en el cual nos encontrábamos con los años iniciales que habíamos llegado, o bien intentar repetir un nivel anterior, en el cual eramos más jóvenes, intentando finalizarlo de una forma más pulida, con el fin de pasar al siguiente con mejor edad.

Habilidades.

A medida que vamos jugando, nuestro personaje adquirirá puntos de experiencia, con los cuales podremos desbloquear algunas habilidades como bajada del contador de muertes a cero, con el fin de que al morir se nos descuente sólo un año de vida, o otras sobre nuestro foco o energía, por ejemplo. Por otro lado, tendremos la opción de desbloquear nuevos movimientos o combos, a cambio de puntos de experiencia. Lo bueno es que si desbloqueamos un movimiento 5 veces seguidas, se nos quedará desbloqueado de forma permanente.

Rejugar y aprender.

En todo momento podremos volver a jugar un nivel que ya hayamos finalizado, perdiendo la experiencia acumulada, pero conservando los movimientos desbloqueados, objetos y algunas mejoras. Con esto se nos facilitará la repetición de un nivel concreto, ya que al tener un poco de práctica, iremos mejorando nuestra técnica y saliendo más indemnes, de cara a afrontar una nueva misión. Este punto es crucial, ya que si, por ejemplo, terminamos el primer nivel con una edad demasiado avanzada, va a resultar casi imposible terminar el juego, lo cual hace que debamos estudiar bien los movimientos de nuestros adversarios, así como el jefe final de cada nivel, para convertirnos en maestros y cumplir nuestra venganza de principio a fin.

Uno de los jefes.

Como hemos dicho al principio, hemos visto ápices que nos recordaban a las sagas Dark Souls. Y es que ante cada adversario, deberemos aprender sus movimientos y como realiza los ataques, con el fin de bloquearlos en el momento justo y saber hacerle la contra, debiendo medir nuestros golpes con el fin de no quedar expuestos a ser golpeados, sobre todo cuando se acumulan varios enemigos atacando con todo.

¡Es una fiesta!

Un botellazo a tiempo…

Podremos aprovechar algunos objetos del escenario, como botellas, palos o barras de acero, aparte de poder deslizarnos por encima de mesas, esquivando aglomeraciones y fintando para atacar desde otro flanco. Aparte, dispondremos de un movimiento de evasión, muy parecido al de rodar para esquivar de otros juegos. Cuando golpeamos, dispondremos de un botón para ataque más flojo y otro para ataque más contundente, pudiendo realizar combos, barridos, agarres, etc. Si nuestro enemigo queda aturdido, podremos realizar un ataque especial para ejecutarlo, pudiendo observar como la cámara enfoca en la acción, proporcionándonos secuencias espectaculares.

Finalizando…

En cada uno de los niveles iremos encontrando enemigos sencillos, minijefes y el jefe final, pero no deberemos subestimar a ninguno de los tres tipos, ya que el más mínimo fallo puede darnos alguna desagradable sorpresa cuando menos lo esperemos. Es por ello que tendremos que ir estudiando cada uno de los patrones de cada una de las situaciones que nos encontremos en el juego, lo cual no va a ser fácil, pero ahí radica en cierta forma la diversión y el reto que se nos plantea, al deber repetir más de una vez alguna misión para salir reforzados y avanzar, con la satisfacción de haber conseguido un mejor control de nuestros movimientos.

Dos mini-jefes.

Para mayor disfrute de cada una de las situaciones que vamos a encontrar en el título, dispondremos del modo foto, donde podremos parar la escena en cualquier momento que nos encontremos, tomando el control de la cámara y explorando diferentes puntos de visa, con el fin de sacar una captura lo más espectacular posible.

Gráficos.

A nivel gráfico, el título cuenta con unos diseños que recuerdan a dibujos animados, con toques entre cómic japonés y americano, entremezclado con unas texturas coloridas que consiguen un efecto de inmersión muy convincente.

¡Pum!

Los cinco grandes escenarios del juego están muy bien recreados, consiguiendo efectos de luces y sombras, así como la sensación de que podemos interactuar con todo el entorno, haciendo disfrutar al jugador de una experiencia que le hará sentir como el protagonista de una típica película de artes marciales.

Es una gozada recorrer cada uno de los escenarios y sentir que nuestro protagonista puede realizar movimientos ágiles y precisos en todo momento, con una respuesta a los mandos más que satisfactoria. Se siente en todo momento esa tensión de un combate, ese estudiar al contrario y aprender su punto débil para efectuar nuestra contra y esquivar en el momento oportuno, y volver a colocarnos para tratar de sorprender con un ataque. Todo eso se palpa gracias al buen hacer tanto en la parte técnica como en la de diseño.

Repartiendo.

Sonido.

Pasando al tema de sonido, Sifu cuenta con una banda sonora impecable, con temas que nos transportan a la cultura china, mezclando por momentos algunas partes más electrónicas, pero siempre consiguiendo transmitir la fuerza en cada uno de los momentos álgidos de la acción.

Si a esto añadimos unos buenos efectos sonoros de golpes, gritos y roturas, entre otros, conseguimos un apartado redondo, sumado a la redondez de cada uno de sus apartados.

¡Venganza!

Conclusión.

Sifu nos demuestra una evolución en el mundo de los juegos de lucha, tomando las mejores ideas de los juegos de aventuras y agitando la esencia de los combates, para traernos un producto desafiante, a la par que gratificante en todos los aspectos.

La experiencia vivida desde el minuto uno ha sido francamente brutal, por su espectacularidad, su libertad de acción y su capacidad de atraparnos y hacernos repetir niveles, con el fin de mejorar nuestro dominio del kungfu y soltar mamporros con control y conocimiento.

Si estáis buscando un título espectacular, repleto de acción, difícil y sorprendente al mismo tiempo, no dudéis en haceros con Sifu y su Vengeance edition, ya que dispondréis de un libro de arte, así como su banda sonora en formato digital para vuestro deleite en PS4, PS5 y PC (Epic Games).

Estos jóvenes, no aguantan nada…

Lleváis tiempo con ansias de venganza, pero por muy fuertes que seáis, siempre habrá un rival que consiga reducirnos. Aún así, podremos volver de nuevo a la vida pagando con nuestra juventud. ¿Estáis dispuestos a ello? Demostradlo. La ciudad os espera…

Luis Martínez Semper

Amante de la lectura, escritor de poesía, novelista en proyecto... Tengo experiencia en reseñas literarias, así como en análisis y artículos sobre videojuegos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba