Críticas de videojuegosVideojuegos

Crítica de Spacebase Startopia, para PC Windows y Nintendo Switch

Valoración

GRÁFICOS
SONIDO
JUGABILIDAD
DURACIÓN

Una propuesta divertida

Valoración de los Usuarios Be the first one !

En 2001 fue lanzado por Mucky Foot Productions, Startopia, un juego que nos ponía al mando de la gestión de estaciones espaciales para el entretenimiento de sus usuarios. El título salió para PC, destacando por su modo desenfadado, con toques de humor, así como el diseño de personajes, con dibujos muy originales.

Pantalla de introducción.

Hace algunos meses, de la mano de Realm Forge y Kalypso Media, asistimos al lanzamiento de Spacebase Startopia, para PS4, PS5, Xbox One, Xbox Series X, Windows, Linux y Mac Os.

Tu centro de ocio en el espacio.

Coincidiendo con su lanzamiento para Nintendo Switch, el 24 de Septiembre, os traemos nuestra crítica sobre este título para PC, con el fin de detallaros las virtudes y defectos de este juego. Un título que bebe de lo que pudimos encontrar 20 años atrás, mejorando gráficos y facilitando mecánicas, con el fin de divertir a los amantes de este tipo de títulos durante horas.

Menú del juego.

En Spacebase Startopia, se nos encomendará la misión de gestionar una base espacial y sus instalaciones, debiendo dotar las mismas de zonas de ocio, donde contentar a los turistas que vayan accediendo en busca de nuestros servicios.

Dispondremos de un tutorial que nos irá explicando algunas de las acciones que podremos realizar en el juego, aunque la mejor forma de ir comprendiendo las mecánicas será accediendo al modo campaña, ya que aquí disfrutaremos de unas misiones de simulación con diferentes objetivos fijados, para pasar luego a la acción fuera de simulaciones.

Tres niveles para gestionar.

La base se divide en 3 niveles: uno superior, donde podremos cultivar plantas y recursos, necesarios para generar energía (la moneda de cambio para nuestras gestiones). Luego tendremos un nivel inferior, donde podremos situar áreas de servicio, puestos médicos, salas de comunicación, almacenaje y fábricas, entre otras. Y finalmente una sala intermedia, destinada al ocio al 100%, con posibilidad de construir discotecas, atracciones o máquinas de premio, entre algunas más.

Uno de los niveles.

En cada una de las cubiertas dispondremos de un espacio limitado, pudiendo abrir zonas contiguas si disponemos de suficientes fondos, con el fin de agrandar nuestros servicios, ya que cada vez tendremos más afluencia de alienígenas, así como enfado de los mismos si tienen que esperar su turno para acceder a algún servicio.

Deberemos estar atentos a los visitantes, pudiendo acceder a cada uno de ellos y comprobar su humor, sus quejas y sus valores, pues para cualquier construcción que realicemos, deberemos contar con personal laboral para gestionarla, pudiendo contratar a cualquier visitante. Cada construcción nos marcará el número de empleados necesarios, pudiendo ir contratando con el fin de dar el mejor servicio posible.

Pantalla de visitantes.

Todo requiere energía.

Al principio todo resulta sencillo, pero lo más importante es no dejar nunca la base sin alguna estación de carga, ya que dispondremos de unos robots denominados difusibles que necesitarán recargarse de tanto en tanto. Si no hemos creado ninguna base de carga, correremos el riesgo de que estos se descarguen, dejándonos sin ninguna opción para seguir avanzando en nuestra campaña.

Una cafetería gatuna.

Conforme vayamos avanzando con nuestras construcciones, se nos irán presentando nuevos problemas con los visitantes, debiendo intentar investigar y proporcionar más y mejores instalaciones en todo momento.

Dispondremos de un menú donde elegir el tipo de construcción que deseamos, permitiéndonos seleccionar de un tipo concreto, dependiendo del nivel en el cual nos encontremos. Por otro lado, podremos instalar robots recoge basuras y purificadores de aire, en aras de disfrutar de zonas limpias y con buen ambiente respirable e higiénico.

Cuidado con las bombas.

En ocasiones, algún que otro visitante puede dejarnos alguna bomba por la base, debiendo localizarla y hacerla desaparecer antes de que sea demasiado tarde. Otras veces, pueden llegar visitantes enfermos, haciendo que debamos disponer de centros médicos para su tratamiento.

La estación médica.

También tendremos momentos de combate, debiendo defendernos ante algún que otro ataque, pero sin llegar a ser como en los juegos de estrategia, mas bien creando algún mecha y repeliendo posibles invasores.

Cabe destacar que cuando mas ordenadamente vayamos disponiendo las diferentes construcciones, mayor será el control de nuestra base. Conforme vayamos ampliando zonas y creciendo más y más, el caos comenzará a reinar, debiendo hacer uso de calabozos y drones identificadores que busquen delincuentes.

Gráficos.

A nivel gráfico, el juego cuenta con un diseño colorido y desenfadado, presentándonos personajes muy variopintos, con gráficos en 3D y dibujos que consiguen crear un agradable ambiente de juego, mientras intentamos cumplir nuestros objetivos.

Uno de los puntos destacables reside en el hecho de poder mover la cámara a nuestro gusto, pudiendo rotar la misma, acercarla, alejarla, subirla o bajarla. También podremos centrarnos en cualquiera de los visitantes o empleados de nuestra base, lo cual nos permite un control casi total de nuestra zona de acción. Digo casi, ya que en ocasiones la cámara puede jugarnos alguna mala pasada, dejándonos un poco perdidos en alguna vista y costando retomar el control.

Siguiendo una usuaria.

El movimiento por los diferentes niveles y la interfaz del juego poseen una mecánica sencilla, facilitando que nos familiaricemos con el control de una forma rápida, aunque es fácil que nos veamos desbordados por momentos en los cuales no sabremos muy bien que hacer, sobre todo en los primeros compases del juego. El título requiere constancia y paciencia a través de sus 10 misiones de campaña, lo cual nos mantendrá unas cuantas horas entretenidos.

En general contamos con un diseño bastante atractivo en su conjunto, consiguiendo una experiencia jugable bastante aceptable, pero sin llegar a la espectacularidad de otro tipo de títulos de este género.

Sonido.

A nivel sonoro, destaca en primer lugar el doblaje en castellano de la IA que nos asistirá durante el juego, dotada con grandes dosis de humor socarrón y no dudando ni un momento en meterse con nosotros y nuestra ineptitud para solucionar los problemas en un tiempo especifico. También nos echará la bronca cada vez que accedamos al juego, diciéndonos lo tarde que llegamos siempre…

Recreativos.

La música acompaña un poco, sin más. El título no tiene una banda sonora que nos cautive, pero consigue un ambiente agradable mientras intentamos cumplir cada misión. Por otro lado, los efectos son bastante correctos, cumpliendo el cometido de meternos en el juego, pero sin destacar a nivel global.

Conclusión.

Dispondremos del modo campaña, así como un modo de partida libre, donde podremos configurar la misma a nuestro gusto. Por otro lado, dispondremos de un modo multijugador, donde podremos pasar algunas horas más disfrutando de partidas en compañía, donde es posible que acabemos realizando alguna que otra trifulca para darle más emoción.

Muchos pacientes.

En definitiva, estamos ante un título que homenajea a su predecesor. No es un mal título, de hecho, divierte y entretiene muchas horas, pero le falta un puntito de magia en opinión del que suscribe esta crítica, esa magia que convierte algo bueno en inolvidable, en lugar de un juego más…

Si aceptáis el reto de gestionar esta loca base, estad preparados, la IA no va a perdonaros ni un sólo tropiezo. Ni la IA ni ningún visitante… Bienvenidos a bordo.

Luis Martínez Semper

Amante de la lectura, escritor de poesía, novelista en proyecto... Tengo experiencia en reseñas literarias, así como en análisis y artículos sobre videojuegos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba