Home » Videojuegos » Críticas de videojuegos » Crítica de Theme park simulator para Nintendo Switch.

Crítica de Theme park simulator para Nintendo Switch.

De la mano de Badland nos llega Theme Park Simulator, un título que recopila todas las atracciones inicialmente creadas para móviles por Best ride simulators, con el fin de ser disfrutadas en nuestra Nintendo Switch. Mi vida de feriante Así pues, se nos presenta una propuesta con un menú inicial que nos permitirá acceder a la Noria, los Coches de choque, el Inverter, la Olla, Amor express, Wild mouse, Tokaido, Barco vikingo, Rana saltarina y Kamikaze. La noria. Dentro de cada una de las atracciones disponibles, tendremos a nuestra disposición unos menús desplegables, con los cuales accederemos al control de…

Resumen de Reseña

Gráficos
Sonido
Jugabilidad
Duración
Total

Flojo en su conjunto.

Resumen : Un simulador para pasar unos minutos trasteando con las atracciones, sin aportar mucho más.

Valoraciónes : 4.9 ( 1 votos)

De la mano de Badland nos llega Theme Park Simulator, un título que recopila todas las atracciones inicialmente creadas para móviles por Best ride simulators, con el fin de ser disfrutadas en nuestra Nintendo Switch.

Mi vida de feriante

Así pues, se nos presenta una propuesta con un menú inicial que nos permitirá acceder a la Noria, los Coches de choque, el Inverter, la Olla, Amor express, Wild mouse, Tokaido, Barco vikingo, Rana saltarina y Kamikaze.

La noria.

Dentro de cada una de las atracciones disponibles, tendremos a nuestra disposición unos menús desplegables, con los cuales accederemos al control de cámaras, pudiendo cambiar entre diferentes vistas de la atracción y permitiéndonos subirnos en la misma. Aparte dispondremos de una cámara libre, con la cual nos moveremos por donde queramos sin ningún problema.

La rana saltarina.

Por otro lado, dispondremos del control de la atracción, pudiendo abrir las puertas a la misma para la entrada del público, controlar los dispositivos de seguridad y manejar la atracción por medio de sus controles. En este punto, se nos permitirá manipular la velocidad de la atracción, así como sus rotaciones, saltos o elevaciones, con el fin de experimentar la simulación y escuchar la reacción del público ante nuestras descargas de adrenalina.

Era un domingo en la tarde, en los coches de choque…

Para amenizar un poco la experiencia, dispondremos de un control de las luces de la atracción, flashes, humo y bocina, pudiendo realizar diferentes combinaciones.

Coches de choque

En un primer momento, el título es entretenido, al encontrarnos con las diferentes opciones de las que dispone cada una de las atracciones, destacando la posibilidad de conducir en la pista de los coches de choque, o bien cambiar los patrones de movimiento de la rana saltarina. Pero todo queda en eso, esperar que suba gente a la atracción, ponerla en marcha y detenerla cuando nos plazca, tras explorar las diferentes vistas, dejando salir a la gente y repitiendo la acción a nuestro gusto.

Kamikaze

Con los sticks de la consola manejaremos la rotación y movimiento de la cámara, pudiendo subir o bajar la misma con los gatillos traseros. Por otro lado, al ser concebido en un principio para móviles, dispondremos de los diferentes menús en la pantalla, haciendo uso de los mismos de forma táctil.

Del móvil a la Switch

A nivel gráfico contamos con unas recreaciones que vienen directamente de la versión móvil. El público tiene poca variedad, pudiendo encontrarnos personajes repetidos en la cola de las atracciones, con rostros fijos y sin expresiones. Las atracciones están bien realizadas, con unos gráficos correctos, sin más.

La olla.

La cámara en primera persona no nos permite movernos para disfrutar de las vistas, quedando fija y sin aportar una experiencia satisfactoria. El resto de cámaras, así como la libre aportan una experiencia agradable, aunque restan realismo al poder atravesar todo a nuestro gusto, pudiendo ver las entrañas de todos los diseños.

Los efectos de día y noche, dan algún aliciente a la experiencia, pero quedan un poco flojos en su conjunto, sin llegar a transmitir la sensación de una manera realista.

Tokaido.

Pasando al sonido, tendremos una melodía repetitiva en el inicio del título y efectos de voces del público, aderezados con los sonidos del movimiento de cada atracción, siendo estos últimos los más realistas, ya que los del público quedan un tanto repetitivos, con aumento de gritos si aceleramos la atracción y bucles de voces en el ambiente.

Conclusiones

Se echa en falta algún objetivo en el juego, como gestionar las entradas, posibles problemas de la atracción, o bien una unificación de las atracciones en un parque, permitiéndonos la gestión de las mismas, aunque eso supondría un mayor esfuerzo para los creadores.

Estamos ante un título con una vida útil bastante limitada, ya que cada una de las atracciones entretiene unos minutos, pero tras probarlas todas, raramente volveremos a repetir la experiencia. Talvez para los más peques, puede aportar algunos ratos divertidos, pero poco más.

Las vistas de la noria.

Si eres un amante de las atracciones y te apetece tener todas las publicadas para teléfonos móviles en tu Switch, tienes aquí una atractiva propuesta. Si buscas un juego que te de horas de diversión, sentimos decirte que no se trata de este.

Lo mejor

  • Poder trastear con las atracciones.

Lo peor

  • No aporta nada más.

Sobre Luis Martínez Semper

Avatar
Amante de la lectura, escritor de poesía, novelista en proyecto... Tengo experiencia en reseñas literarias, así como en análisis y artículos sobre videojuegos

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

El loco What the Golf? llega a Nintendo Switch

What the Golf? es un juego de golf para aquellos que odian el golf. Así ...

Crítica de Isle of Man TT2: Ride on the Edge para PC

La Isla de Man es un país, dependiente de la Corona Británica, el cual se ...