Críticas de videojuegos

Crítica: «Reverie Knights Tactics». Un RPG que es todo un reto.

Historia.
Jugabilidad.
Gráficos
Duración.

Un RPG emocionante, entretenido y exigente, que te obligará a estrujarte los sesos.

Valoración de los Usuarios 5 ( 1 votos)

Reverie Knights Tactics es la primera incursión de la desarrolladora brasileña 40 Giants Entertainment en el mundo de los RPG por turnos. La producción del juego comenzó en 2017 y contó con la colaboración de Hype Animation y Jambo Editora. 5 años han tenido que pasar para que finalmente viera la luz , y 1C ha sido la encargada de publicarlo. Está disponible para PC, PlayStation 4, PlayStation 5, Xbox One, Xbox Series X|S y Nintendo Switch, y aunque es el típico RPG, contiene ciertos elementos que lo han convertido en una grata sorpresa.

Una historia clásica de fantasía.

En el universo de Reverie Knights Tactics existe un grupo conocido como Orden de Tanna-Toh cuyo principal objetivo es la búsqueda del conocimiento y la sabiduría con el objetivo de preservarla. Para poder llevar a cabo esa misión tan importante, en algunas ocasiones los miembros de La Orden tienen que adentrarse en territorios llenos de peligro como la ciudad perdida de Lenórienn, una antigua fortaleza élfica que cayó en manos de los temibles goblins. Cuando el primer grupo de La Orden de Tanna-Toh desaparece tratando de encontrar la fortaleza, envían una misión de rescate encabezada por a la joven clériga Aurora. No estará sola en esta misión tan arriesgada ya que su mejor amiga Brigandine la acompañará en esta aventura. Durante su viaje conocerán al guardián Hellaron y al elfo Fren, que será su guía y los conducirá a través de este lugar tan inhóspito repleto de enemigos. Aurora es joven e inexperta, esta misión la pondrá a prueba y tendrá que demostrar si es una verdadera líder.

Algo más que los típicos combates por turnos.

Lo primero que nos llama la atención al comenzar a jugar es que no existe un gran mundo que explorar libremente. Disponemos de 3 mapas diferentes y en cada uno de ellos hay un campamento en el que además de descansar, podemos cocinar comida, construir bombas y hablar con los personajes que encontraremos, los cuales nos ayudarán a resolver los pequeños acertijos o nos entregarán misiones secundarias, además, cada uno de los mapas incluye una mazmorra que nuestros héroes tendrán que atravesar, y en ese momento es cuando el juego se pone interesante.

Al entrar en una mazmorra el campo de batalla se transforma en una cuadrícula isométrica, en la que colocaremos nuestros personajes en la posición que nos parezca más ventajosa. A partir de ahí, comienza el típico combate de estrategia por turnos. Disponemos de dos puntos de acción por personaje y normalmente usaremos uno para movernos, y otro para lanzar nuestro ataque o usar alguna poción.

En el escenario, además de los contrincantes, encontraremos varios elementos como plantas, que al golpearlas disparan púas en 4 direcciones, o barriles explosivos que podemos hacer detonar con un ataque a distancia y causar daños a un enemigo cercano. Los primeros combates los abordé como un RPG tradicional y la verdad es que el resultado no fue nada bueno, una vez comprendí que el entorno es igual de importante que el respaldo de tus compañeros la cosa empezó a mejorar, aunque hay que reconocer que sigue siendo un juego exigente. 

Conocer las habilidades de tus héroes es fundamental a la hora de planificar las estrategias. Algunas empujan a los enemigos una o varias casillas, algo que podemos usar no solo para alejarlos de nosotros sino también para dirigirlos hacia trampas que causan daño o generan un estado alterado. Cuando dos personajes están cerca de un enemigo podemos realizar ataques en equipo que producen un daño mucho mayor. Las posibilidades son muchas y convierten los combates en algo muy emocionante que nos obligarán a estrujarnos los sesos.

Durante las batallas también tenemos objetivos extras como utilizar un elemento del escenario para causar daño o recoger un cofre del tesoro. Completar estas tareas adicionales son un reto importante y si queremos completarlas hay que planificarlas desde el principio. Por ejemplo, los cofres suelen estar alejados de los enemigos y para recogerlos hay que desviarse del camino, pero merece la pena el esfuerzo ya que las recompensas son buenas.

Ya he comentado que es un juego que exige mucho del jugador sobre todo si queremos completar los retos extras. Si al finalizar el combate no estamos contentos con el resultado podemos volver a repetirlo, eso sí, una vez hayamos pasado al siguiente ya no podremos volver. Cuantos más objetivos adicionales completamos, mayor es la recompensa,  y con el dinero podremos comprar mejor equipo para nuestros héroes. También recibiremos puntos de experiencia que iremos usando para mejorar sus habilidades.

Un detalle a tener en cuenta es que los puntos de vida y de maná no se recuperan después de cada batalla (salvo que subamos de nivel), para eso tendremos que usar pociones curativas o comida que fabricaremos en el campamento, pero habrá que tener cuidado ya que al no poder farmear los objetos son escasos, la estrategia también se basa en saber utilizar bien los recursos que tenemos para no llegar al final del juego sin ellos.

Por supuesto, tenemos algo más que una sucesión de batallas. No mucho, pero hay algo de exploración. Iremos de un escenario a otro y en algunos encontraremos batallas adicionales pero otros albergarán tesoros, o imágenes point and click en las que encontraremos hongos y plantas que se pueden recolectar y usar para hacer pociones.

También podemos hablar con nuestros compañeros de equipo y otros NPJ’s, fortaleciendo la relación ellos y enriqueciendo la historia. Algunos diálogos incluyen varias respuestas y dependiendo de las decisiones que tomemos la personalidad de Aurora cambiará, si es demasiado obediente, el miedo le impedirá avanzar y si es demasiado impulsiva, sus compañeros no confiarán en ella como líder. En el equilibro está la solución aunque no es fácil conseguirlo.

Un apartado visual muy cuidado.

El juego combina personajes en 3D con escenarios dibujados a mano, los cuales están basados en el juego de rol brasileño Tormenta. Los escenarios de combate están repletos de detalles, algo que también se aprecia en los enemigos y en los personajes. Las imágenes son coloridas y si bien son solo ilustraciones sin animación, embellecen toda la propuesta. 

El diseño de música y sonido es obra de Yo-Ho Musik Arsenal. Dispone de textos en varios idiomas (el español no es uno de ellos), y podemos elegir entre inglés, alemán, ruso, chino y portugués.

En conclusión.

Es cierto que Reverie Knights Tactics no inventa nada nuevo en el género, pero incluye ciertos elementos que hacen las batallas algo diferentes. La historia es sencilla y tiene todos los tropos de la fantasía medieval, pero aún así es entretenida y no tienes la sensación de ir batalla tras batalla porque sí. Echo en falta un poco más de variedad entre combates ya que no hay mucho más que puedas hacer salvo resolver algunos acertijos o forzar la cerradura de los cofres del tesoro. Una o dos actividades adicionales, o incluso más secuencias de diálogo habrían mejorado mucho el resultado, pero aún así estamos ante un juego con unos combates entretenidos y emocionantes, con el aliciente de que te fuerzan a pensar de una forma diferente a los RPG habituales.

El grado de dificultad es alto y debes planificar cuidadosamente tu estrategia o llegando al final del juego te quedarás sin recursos. Ese grado de dificultad a mi me ha gustado pero entiendo que para los menos habituados al género puede llegar a ser frustrante. Si ese es tu caso no te preocupes porque el juego incluye un “story mode” que reduce bastante el nivel de dificultad, con mayores items y mejores estadísticas para los personajes, así que si nunca has jugado a un juego de este género, este es ideal tanto para los noveles como para los jugadores más experimentados. Da igual cual sea tu nivel, no hay excusa para no jugarlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba