Críticas de videojuegos

Crítica Story of Seasons: Pioneers of Olive Town

Historia
Gráficos
Jugabilidad

Un modo perfecto de escapar del frenético ritmo que nos obliga a tomar la vida real

Valoración de los Usuarios Be the first one !

Ya ha llegado la vuelta a clases, y con ella el agobio que supone ponerse a estudiar de nuevo, los exámenes, los profesores, etc. Seguramente muchos ya estén deseando que llegue el fin de semana para despejar la mente, y Story of Seasons: Pioneers of Olive Town ha llegado a PC en el mejor momento para convertirse en el compañero ideal.

El juego, que forma parte de la tan conocida saga Harvest Moon, la cual cumple ya 25 años, y fue desarrollado por Marvelous Inc., llegó a Switch el pasado marzo, pero salió en Steam el 15 de septiembre, hace apenas unos días a manos de la distribuidora XSEED Games.

Una ruina como herencia familiar

La historia nos coloca en la piel de una persona de aproximadamente 20 años que decide cumplir su sueño haciéndose cargo de la granja que le da su abuelo de herencia en un lugar llamado Villa Oliva. Una vez allí, nos instalamos en una tienda de campaña y nos encontramos con un terreno enorme y hecho ruinas, al cual ni siquiera podremos acceder completamente al principio, con todo tipo de árboles y malas hierbas.

Al menos, los curiosos habitantes de la villa nos ayudarán a hacer la experiencia algo más llevadera y a mejorar nuestro estilo de vida siempre y cuando les paguemos por ello y les demos los materiales necesarios para construir puentes, mejorar estructuras, etc.

Qué hacer cada día es decisión nuestra

El juego nos ofrece una gran variedad de cosas que hacer; no solo podemos limpiar los terrenos podando las malas hierbas o talando árboles, sino que también podremos pescar, tener animales a los que debemos cuidar, regar la cosecha, picar piedras… Sin embargo, creo que lo más original que nos ofrece esta entrega es sacar fotos

Por supuesto, esta opción tiene una finalidad, y es que tenemos que sacarles foto a un total de 21 animales salvajes que aparecerán a lo largo de todo el año, en diferentes lugares y con ciertas condiciones, y luego tendremos que llevarlas al museo para que allí preparen un modelo del animal (o bicho) basándose en la foto.

Villa Oliva, ¿futuro paraíso turístico?

Cada cierto tiempo, el alcalde de la villa vendrá a nuestra granja y nos pedirá personalmente ayuda para mejorar el pueblo, ya que todos piensan que está muy vacío y quieren convertirlo en un futuro destino turístico. Esa ayuda consiste en proporcionarle ciertos materiales de construcción con los que poder llevar acabo estos proyectos urbanos.

Para cumplir dicha misión, tenemos que llevar los materiales necesarios al pueblo e interactuar con el tablón de anuncios, a través del que todos los ciudadanos pueden hacer peticiones, tanto las que funcionan a modo de misiones diarias como aquellas que el propio juego nos marca como misión principal (con su propio título), que serán necesarias para el desarrollo de la historia.

Fomentando los negocios locales

Villa Oliva es más bien un pueblo o aldea de tamaño considerablemente reducido, un lugar en el que un pequeño grupo de gente vive sus vidas a su ritmo. Eso sí, el lugar está muy bien ubicado, en medio de la naturaleza y muy cerca de la costa. Allí no hay ni un solo supermercado, sino que hay todo tipo de negocios locales diferentes, como una floristería o una ferretería, y todos tienen su papel en la historia y en el juego en sí.

Por ejemplo, la ferretería es uno de los más importantes, ya que allí podremos mejorar nuestras herramientas de forma significativa, eso sí, pagando un riñón en niveles altos y llevando los materiales necesarios para dicha mejora. Otro ejemplo sería la carpintería, lugar al que tendremos que ir si queremos mejorar nuestra propia casa (y así dejar de vivir en una triste tienda de campaña).

Un mundo entero en nuestro jardín

Si bien al inicio del juego tenemos un espacio muy reducido en el que jugar, tras arreglar el puente que nos une con la segunda zona y despejar los escombros que nos separan de la tercera, tendremos un jardín de tamaño enorme, que incluye dos estanques, un corral y un establo en ruinas (entre otros muchos edificios que hay en ruinas a lo largo de todo el terreno), ¡y hasta tres minas diferentes! Vamos, que tremenda herencia; tenemos ahí dentro trabajo para aburrir, y lo mejor de todo es que podemos ser nosotros los que decidiremos si queremos hacerlo y cuándo, aunque es necesario hacer un poco de todo para avanzar en el juego, especialmente en lo relacionado con las minas, un pilar fundamental para la entrega.

Granjero busca esposa

Probablemente esta sea la parte más trabajada que ofrece todo Story of Seasons: Pioneers of Olive Town, y es que el juego base nos ofrece a un total de 37 personajes, de los cuales 10 están solteros y tienen aproximadamente nuestra edad.

Interactuar con ellos a diario y hacerles regalos cada cierto tiempo ayudará a mejorar nuestra relación con todos ellos, lo que dará paso a eventos de interacción entre diferentes personajes, incluso podremos mantener una relación, casarnos y tener hijos con alguno de los solteros, si así lo queremos.

Pero, lo mejor de todo, es que todos estos personajes cuentan con su propia personalidad, historias de todo tipo e incluso con diferentes etnias; si bien el juego tiene un aire más bien europeo, de forma general, veremos a personajes con un claro origen chino, japonés, etc.

¿Villa Oliva está maldita?

Quiero pensar que no, pero, desde luego, no es normal la cantidad de espíritus y duentes que se reúnen ahí. En primer lugar, mientras hagamos nuestras cosas en la granja, descubriremos a una especie de seres diminutos que empezarán a darnos puntos en un contador; poco después descubriremos que son “duentes de tierra” y se nos dará acceso a ciertas ubicaciones especiales, como su aldea, que nos ayudarán a progresar dándonos recursos y demás.

Pero ahí no acaba todo; en el modo historia veremos a una niña muy extraña, aparentemente un fantasma, que merodea por el pueblo. Más adelante descubriremos que es un espíritu y, haciéndole ofrendas podremos obtener todo tipo de mejoras, como las de resistencia de nuestro personaje.

Calendario y otro tipo de eventos especiales

En casi todo momento del juego, exceptuando interacciones, tendremos acceso a un calendario de todo el año en el que se nos indica tanto los cumpleaños de todos los personajes del juego como las fechas en las que caen ciertos eventos especiales de los que los ciudadanos nos avisarán tres días antes sin falta.

Esos eventos, que pueden ser de todo tipo, como uno de carreras de mascotas u otro de buscar huevos de pascua, vienen acompañados por interacciones especiales y en algunos casos incluso minijuegos en los que competiremos contra otros personajes en busca del premio de oro.

 ¿Te has quedado con ganas de más?

Story of Seasons: Pioneers of Olive Town nos ofrece también varios DLCs, principalmente de atuendos que podremos ponerle a nuestro personaje (incluso uno de Sakuna of Rice and Ruin gratuito por tiempo limitado), así como un “Expansion Pass”.

Este último, si bien es considerablemente más caro, incluye un set entero de atuendos, dos conjuntos de misiones extra y, lo más llamativo; acceso a tres zonas extra, las cuales incluyen cada una 4 personajes nuevos, de los cuales 2 están solteros. De hecho, estos 12 personajes nuevos están basados en personajes de anteriores entregas de la saga Story of Seasons.

Un juego fácil para pasar el rato

Si bien esta entrega nos ofrece un modo “normal” y otro “fácil”, la única gran variante entre ambos es cuánto tiempo estemos dispuestos a pasarnos “farmeando” todo tipo de ítems, tanto para ganar dinero como para construir cosas. 

La única zona que puede llegar a suponer un reto es la tercera mina. Sin embargo, el resto del juego en sí solo requiere paciencia, por lo que no supone realmente dificultad ninguna en ambos modos de juego, aunque claramente nos durará muchas menos horas si optamos por el modo fácil.

Gráficos mediocres para lo que esta saga se podría permitir

En pleno 2021, estamos cogiendo la mala manía de esperar unos gráficos espectaculares, tanto a niveles de realismo como de definición, mientras que Story of Seasons: Pioneers of Olive Town nos mostrará los tan clásicos dedos cuadrados y pelo chafa tanto durante las animaciones como en las interacciones.

Si bien en juegos de carácter indie o de bajo presupuesto podemos pasarlo por alto, en mi opinión esta saga merecía más, pero quizás por conformismo, dado que durante el juego lo veremos todo en “pequeño”, los desarrolladores no se han esforzado demasiado en este aspecto.

Lo bueno

  • Una historia sencilla, pero una propuesta atractiva
  • La gran cantidad de personajes que tiene
  • Todas las diferentes tareas que podemos llevar a cabo
  • Cuenta con un porrón de eventos e interacciones de todo tipo
  • Está en español y con una buena traducción

Lo malo

  • Sus mediocres gráficos
  • Dura poco en comparación con otros juegos de este tipo
  • Dificultad muy baja, a pesar de ser regulable
  • A pesar de tener mucho contenido, el juego se queda corto a nivel de desarrollo en muchos campos diferentes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba