Jannah Theme License is not validated, Go to the theme options page to validate the license, You need a single license for each domain name.
Críticas de cómics

Crítica: “Suicidas”. Potencia sin pretensiones.

General
Guion
Dibujo
Personajes
Historia
Edición

“Así nace una ciudad. Como los niños, no puede nacer. No elige a sus padres”

Una obra muy atrevida que nos retrotrae a los tebeos de Vertigo que nadaban entre las turbulentas aguas de sandmans, hellblazers, predicadores e invisibles.

Valoración de los Usuarios Be the first one !

Suicidas” nos recupera la esencia simple y pura del cómic de entretenimiento para lectores adultos que el sello Vertigo regó en segundo plano los noventa y las dos primera décadas del presente siglo. Es decir, el cómic Vertigo que no se colocaba con los primeros espadas, pero que se colaban entre ellos para aligerar y simplificar el medio entre esas obras cumbres. Eso sí, con un dibujazo.

Estamos ante un tebeo sin complejos que busca agradar sin más ambiciones que la de lograr un divertimento ligero para el lector con un notable arte gráfico. Muy necesario para reposar entre las nuevas entregas del universo Sandman y Sweeth Tooth, por ejemplo. De ese palo es esta obra. Recupera además la historia que va al grano, que presenta un universo mucha más grande que lo mostrado a fin de recuperarlo en otra ocasión y para estimular la imaginación con esa premisa iconográfica.

¿Ingredientes?…ciencia ficción futurista y apocalíptica, neowestern, gladiadores, un poquito de ciberpunk, thriller y violencia a más no poder. No esta mal para seis grapas.

La lectura va de menos a más mientras se presentan contextos, tramas generales, subtramas que no deben subestimarse y los principales personajes. Encontrándonos con un tebeo sin ninguna aspiración que dar aquello que busca el lector que quiera mezclar los elementos citados sin necesitar zambullirse en una trama de denuncia social o que quiera ser el último gran cómic americano. La obra da exactamente lo que ofrece a primera vista. Y no engaña, no busca la cuadratura del círculo.

El volumen nos adentra en una historia laberíntica, donde cada giro conduce a grandes sorpresas llenas de momentos de impacto. Por cada capítulo encontramos alguna imagen o escena que sobrecoge. Eso se concentra en función de la tensión dramática desarrollada y en los trasfondos dramáticos de sus personajes.

Sin héroes ni villanos claros, es la situación que el gran terremoto sufrido en Los Ángeles produce lo que desnudan los códigos de honor, honestidad y maldades de los encartados. En otra vida pudieran fingir que eran buena gente pero la situación vigente ha sacado lo que por dentro escondían. Unos en más profundidad que en otros. Y así con todos. Siempre en pro de la supervivencia pero que en escenarios así pueden suponer la muerte del otro.

Como premio a una historia con bastantes influencias en lo narrativo, este nos viene dado por los combates de gladiadores. Sí, resulta que la sociedad angelina tras un terremoto que rompe en dos la región encuentra en la lucha de gladiadores con tecnología punta su máxima diversión. Lo del pan y circo también tiene aquí cabida. Y es muy molón.

Lee Bermejo compone un entramado de microhistorias muy bien atado y muy consistente. Apenas su historia hace aguas una vez resueltos los misterios y alucinado con sus giros. Siendo creación suya, ejecuta un texto en beneficio de su dibujo. Pone su arte a disposición de una distopía chunga y malsana para presentar todo lo imaginable en lo gráfico, tanto en lugares, espacios cerrados como en personajes. De trazo realista, el detalle beneficia cada composición de página, sin olvidar que narrativamente no es un autor que arriesgue. Pero porque su estilo no lo podría permitir. Esto es, no es el inmortal Darwin Cooke o Marcos Martín, por ejemplo. A eso me refiero. Otra cosa es que ese estatismo fotográfico y su maestría con la iluminación consigan sacar un resultado visual espectacular y potente, tanto en acción como en drama.

El tomo reúne también “Suicidas: Los Reyes del Infierno”, precuela de la anterior, en este caso dibujada por Alesandro Vitti y Gerardo Zaffino.

En esta ocasión veremos los primeros momentos del gran terremoto y los años posteriores. Historia que cuenta el origen de uno de los secundarios de anterior y mucho más coral. Además focaliza la atención en los guetos oprimidos y en las luchas callejeras, de bandas. La violencia se encuentra igual que en la primera miniserie, donde además comprobamos como el agujero metafórico que ha dejado el cataclismo es usado por las grandes empresas, expuestas aquí como las principales villanas de todo esto. La de los combates de gladiadores queda más en segundo plano a través de una vieja gloria. No quiero olvidarme de otros espacios narrativos para el que tenga curiosidad. Lo digo porque el autor se acuerda que con buenos personajes podemos encontrar buenas historias románticas en infiernos como este pero también absolutamente terroríficas. Voy a decir “canibalismo” y me callo. Pero vamos, momentazos tremendos en esta rara avis de romanticismo, violencia callejera y terror oscuro y chungo.

En conclusión, una obra muy atrevida que nos retrotrae a los tebeos de Vertigo que nadaban entre las turbulentas aguas de sandmans, hellblazers, predicadores e invisibles.

Suiciders 1-6, Suiciders: Kings of HelL.A. 1-6. Vertigo/Black Label/DC Comics. Suicidas, ECC Ediciones. Cartoné. Color. 304 pags. Pvp: 32 €.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba