Críticas de videojuegos

Crítica:» The Quarry». No te encariñes mucho con tus personajes, es muy posible que pierdas alguno por el camino.

Historia.
Jugabilidad.
Gráficos.
Duración.

Una gran aventura que iremos construyendo mientras jugamos, en la que el destino de nuestros protagonistas dependerá única y exclusivamente de nuestras decisiones.

Valoración de los Usuarios 4.35 ( 1 votos)

Si eres fan de las películas de terror clásicas sabrás que ir con tus amigos a un campamento de verano no suele resultar una buena idea,  ya que posiblemente vais a terminar siendo el objetivo de algún asesino y tendréis que huir para salvar vuestras vidas. Esta es precisamente la nueva propuesta que presenta Supermassive Games, los creadores de la fantástica saga The Dark Pictures Anthology y Until Dawn, que han unido sus fuerzas con 2K y nos presentan The Quarry, un slasher en el que una última noche con los amigos se convertirá en una pesadilla. Una pesadilla que está disponible para PS4, PS5, Xbox Serie S/X y PC.

La historia nos transporta al campamento Hackett ‘s Quarry. El verano está llegando a su fin y un grupo de adolescentes que han trabajado cuidando de los niños esa temporada, están recogiendo sus pertenencias para volver a casa. Todo está preparado para irse, suben al coche y al intentar arrancar descubren que el motor no funciona. Está anocheciendo, es muy tarde para ir a buscar el repuesto que necesita el vehículo, así que tendrán que quedarse en el campamento y pasar una noche más allí. El director les pide que no salgan del edificio principal, pero claro, estamos hablando de 9 adolescentes con las hormonas revolucionadas que lo único que piensan es en hacer una fiesta. La noche promete. Están solos, ya no hay niños revoloteando por allí. Tienen alcohol, música, todo parece que va a ser una última noche memorable hasta que… ¡sorpresa!, la velada no resulta como ellos esperaban.

Lo que no te mata, te hace más fuerte.

Al igual que el resto de juegos de la franquicia The Dark Pictures, controlaremos a todos los personajes pero no a la vez, iremos alternando de uno a otro según lo pida la historia. En esta ocasión tenemos 9 protagonistas a los que tendremos que mantener con vida hasta que amanezca. No te preocupes si no has jugado nunca a este tipo de juegos/películas del estilo Elige tu propia aventura, ya que al comienzo iremos descubriendo pequeños vídeo-tutoriales animados, del estilo a los que aparecen en Fallout, donde aprenderemos las nociones necesarias para enfrentarnos a esta aventura, que está diseñada para que cualquiera pueda hacerlo.

El juego se basa sobre todo en la toma de decisiones y en la exploración. El campamento esconde muchas más cosas de las que parece a simple vista, así que tendremos que ir investigando las diferentes localizaciones ya no solo para avanzar en la trama, si no para entender los hechos que ocurrieron en Hackett’s Quarry en el pasado y que están afectando a nuestros protagonistas en el presente. Cuanta más información descubramos, mejor entenderemos lo que está ocurriendo en el campamento y más probabilidades tendremos de acertar en nuestras respuestas. El juego consta de 10 capítulos y entre esos capítulos, visitaremos a una extraña mujer, una tarotista a la que entregaremos las diferentes cartas del tarot que encontraremos diseminadas a lo largo del juego. Con estas cartas, la tarotista nos ofrecerá consejos que pueden ayudarnos a salir lo mejor parados de algunas situaciones. Al igual que hacía El Conservador en las anteriores entregas, esta misteriosa mujer nos dará la opción de ver el futuro. Podemos aceptarla o rechazarla, aunque la historia puede dar tantos cambios que es posible que ese futuro que nos han mostrado jamás llegue a cumplirse.

Otra parte muy importante que no debemos perder de vista es la toma de decisiones. En muchas ocasiones nos tocará decidir entre dos posibles respuestas, cuando elegimos una de ellas, marca un cambio de rumbo en la historia, que se irá construyendo según nuestros actos. Algunas respuestas son tan importantes que pueden llegar a significar la vida o la muerte de uno de los protagonistas. Pero no se resume todo en explorar y tomar decisiones, en ocasiones tendremos que pasar a la acción y esto se hará mediante quick time events (minijuegos), que consisten en pulsar ciertos botones en momentos concretos para esquivar un objeto o evadirnos de algún enemigo, o una novedad, cuando nos escondemos, tendremos que mantener la respiración para evitar ser descubiertos manteniendo pulsada la X. Si soltamos el botón demasiado pronto nuestro enemigo nos descubrirá, y si lo soltamos tarde, nos ahogaremos y nuestros ruidos delataran nuestra posición. Hay que decir que estos quick time events son muy sencillos (tal vez demasiado), y echo en falta alguno más emocionante como los electrocardiogramas que aparecían en las anteriores entregas.

El destino de nuestros personajes depende única y exclusivamente de nosotros.

Tenemos varios finales principales al los que llegaremos con todos los personajes vivos, todos muertos, o con alguna baja en el camino. Aun así, el juego tiene más de 180 posibilidades (si, habéis leído bien, 180), que si bien no cambian la historia, sí que ofrecen la oportunidad de ver diferentes detalles que no hemos visto en una primera partida, ni en una segunda, ni en una tercera, ya que es increíble cómo se va ramificando la historia. Esa es otra gran baza que tiene este juego, su rejugabilidad, ya que una partida puede llegar a ser muy diferente de la otra. Podremos recorrer un escenario con un compañero diferente o incluso hacerlo en solitario y ver en qué afecta eso a la historia. Las relaciones entre los miembros del grupo también son importantes y tiene repercusiones, según nuestras respuestas, puede ser que algún personaje no confíe en nosotros y nos oculte información, o que gracias a su afinidad se ayuden mutuamente. De verdad, es una auténtica locura la cantidad de posibles respuestas y diferentes caminos que podemos tomar. Os aseguro que en cuanto se acaba, quieres volverlo a empezar para ver qué hubiera pasado si en lugar de ayudar a un personaje hubiera ayudado al otro. 

Una característica marca de la casa son las grandiosas muertes de los protagonistas, que en cada juego son más sorprendentes. En esta ocasión estamos ante un slasher y los desarrolladores han dado rienda suelta a la imaginación. Tenemos desde amputaciones, a disparos con escopetas en plena cara. De verdad, os recomiendo una segunda partida matándolos a todos solo por ver sus muertes.

Cada partida puede durar entre 10 y 15 horas, y una vez terminado, se habilita una opción nueva que no habíamos visto hasta ahora, y es un rebobinado de la partida unos minutos antes de una respuesta o un QTS que hemos fallado, para poder repetirlo e intentar superarlo. Hay que aclarar que esto no siempre significa que vayamos a poder salvar a nuestro personaje, ya que este juego es tan complejo que seguramente, su destino ya lo hayamos escogido bastante antes. Sólo disponemos de 3 opciones de rebobinado, pero siempre podemos volver a un capítulo en concreto y continuar desde allí, aunque un rebobinado no es lo mismo que repetir un capítulo, ya que repetir el capítulo significa que perderemos la partida anterior y solo se mantendrá la información hasta el capítulo escogido. Por si no hubiera razones suficientes para su rejugado, disponemos de un modo cooperativo local, en el que varios jugadores escogen los personajes y se van pasando el mando según llegue su parte de la historia. Además, a principios de julio se activará un modo cooperativo online bastante curioso, en el que un jugador será el que juegue y el resto (hasta un máximo de 7), votarán las respuestas y ellos serán los que decidan el camino de cada personaje. También disponemos de un modo película, en el que podemos escoger si todos viven, si todos mueren, o en el apartado Silla del Director, podemos definir a cada personaje por separado y seleccionar si queremos que en momentos de acción, un personaje sea torpe o hábil, o que durante las conversaciones sea empático o incongruente por ejemplo. Una vez escogido el modo que queremos, solo nos queda hacer palomitas y sentarnos a disfrutar del espectáculo.

¿Y a nivel gráfico?

He escrito esta reseña tras jugar en su versión para PS4 y es innegable que la calidad del trabajo de Supermassive Games ha ido mejorando en cada entrega. Ha sido una lástima no haber podido hacerlo en una consola de nueva generación ya que sus gráficos hiperrealistas lo merecían. El juego ha sido realizado con captura de movimiento y detrás de los personajes, tenemos nombres tan importantes como David Arquette, Lance Henriksen, Lin Shaye o Justice Smith, entre otros . Aunque el nivel gráfico está a un nivel muy alto, en algunas ocasiones aparecen detalles que nos pueden chirriar un poco, como el movimiento de los ojos o el movimiento del agua. No se si es problema de haberlo jugado en una consola de generación anterior, pero también se aprecia algún tirón en alguna cinemática, y diálogos que en ocasiones no están sincronizados con las imágenes, aunque solo ha ocurrido en contadas ocasiones.  La ambientación y los escenarios también están muy trabajados. Durante el día tenemos colores cálidos anaranjados típicos de los atardeceres de verano, que nos aportan una falsa sensación de seguridad ya que la muerte está acechando a la vuelta de la esquina. De noche todo cambia, la luz es fría y tan escasa (en ocasiones demasiado), que incluso nos veremos obligados a alumbrarnos con la luz de nuestro móvil. En cuanto al sonido, este juego tiene la mejor banda sonora de los publicados hasta la fecha y los efectos sonoros están implementados. El juego está doblado al castellano y los actores encargados de realizarlo, han hecho un buen trabajo. 

En conclusión.

He de reconocer que me he divertido mucho con este juego aunque he echado en falta un poco más de dificultad en los QTS. Entiendo que el objetivo sea que pueda jugarlo cualquiera, hasta ese amigo que nunca ha tocado una consola pero que quiere probar una partida en cooperativo local para echaros unas risas, pero son tan fáciles que le quitan buena parte emoción. Los juegos anteriores disponían de un modo fácil que el jugador podía escoger si quería, no entiendo porqué han prescindido de él en lugar de bajar la dificultad de todo el juego. También echo en falta alguna novedad, al ser un juego independiente de la saga Dark Pictures Anthology esperaba alguna sorpresa en cuanto a mecánicas se refiere, pero repite muchas cosas de las anteriores entregas. Aun así es un gran juego. Es un slasher de los 80 ambientado en el presente. Aparecen móviles pero todo está pensado para que te recuerde a esa época. Los capítulos del juego son cintas de VHS, podemos “rebobinar” unos minutos el juego, y aparecen un montón de referencias a películas de la época como Viernes 13, que son una gozada.

Las muertes también son muy buenas. Me imagino a los desarrolladores pasándoselo pipa inventando nuevas formas de matar a gente. Son sangrientas y no dejan nada a la imaginación, ¡como tiene que ser en un buen slasher!. Además, es un juego muy rejugable que realmente te apetece volver a empezar ya solo por saber qué habría pasado si hubiera hecho tal o cual cosa. Es cierto que los diálogos no se pueden saltar y puede resultar algo tedioso volver a escucharlos todos, pero en serio, merece la pena darle una segunda vuelta. Y mucho ojo a los títulos de crédito que son una absoluta maravilla. No voy a desvelaros nada, pero prestad atención a las voces que hablan mientras aparecen, os va a encantar. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba