Críticas de videojuegos

Destroy all humans! para PS4. Nunca ser un alien fue tan divertido.

Historia.
Jugabilidad.
Gráficos.

Un remake de una aventura gamberra, divertida y entretenida, que te sacará más de una sonrisa.

Valoración de los Usuarios Be the first one !

¿No te has levantado algún día de la cama queriendo matar a todo el mundo?. Pues traigo la solución perfecta para que cumplas tus deseos sin tener que ir a la cárcel por eso. Hoy mismo día 28 sale a la venta Destroy all Humans!, de la mano de Black Forest, responsables de un juegazo como Fade to silence. Destroy all humans! es un remake del juego que salió originalmente en el 2005, que tuvo una secuela en el 2006, y que 15 años más tarde vuelve a PS4, Xbox One y PC, con una historia que si bien es igual a la original, contiene escenas nuevas, unos gráficos completamente renovados y una mejor jugabilidad, para ofrecernos horas de diversión y risas aseguradas.

Argumento, Historia, Personajes…

Antes de comenzar a explicar el argumento en sí, vamos a ponernos un poco en antecedentes. Los Furones son una raza alienígena que hace miles de años estuvo en la Tierra e implantó su ADN en los humanos. Tras muchos años usando armamento nuclear, los Furones vieron cómo su natalidad disminuía rápidamente hasta que se quedaron estérilles, así que comenzaron a clonarse para poder reproducirse. Con el paso de las generaciones de clones, el ADN Furon se degrada más y más, lo que supone un gran problema para la continuación de la especie. Es en este punto donde comienza la historia.

Nos encontramos Kentucky en los años 50. El gobierno está a punto de probar un nuevo misil nuclear, todos están nerviosos esperando la cuenta atrás del lanzamiento cuando de pronto, aparece un OVNI que queda suspendido justo encima del misil. Finalizada la cuenta atrás, el misil sale disparado y se estrella contra el OVNI, dejando herido a su tripulante Crypto-136 que es capturado por el gobierno de los Estados Unidos. Orthopox-13 y Cryptosporidium-137 (Crypto para los amigos), viajan a la Tierra para rescatar a su clon Crypto-136 y ya que están, recoger ADN humano para mejorar el suyo. Orthopox-13 permanece en la nave nodriza, oculta a la vista de los humanos mientras Crypto-137, será el encargado de bajar a la Tierra a comenzar la invasión. Y he de decir que es la invasión más divertida y gamberra que he visto nunca.

Estilo de juego, Jugabilidad…

El objetivo del juego es realizar varias misiones que forman parte de un plan para conquistar la Tierra, lo que no es tarea fácil ya que somos un alienígena y en cuanto una persona nos descubre da la voz de alarma, provocando que la policía y el ejército aparezca de inmediato con la intención de aniquilarnos. Para poder pasar inadvertidos entre los humanos disponemos de un Holobo, un aparato que nos permite adquirir una apariencia humana pero que necesita energía para poder funcionar. Al leer la mente de los incautos transeúntes que encontramos a nuestro paso recogeremos su energía y recargaremos el Holobo. Disfrazados de humanos no seremos detectados frente a personas normales, pero debemos de ser precavidos ante los agentes de Majestic, una especie de Hombres de Negro capaces de anular todos nuestros poderes mentales y descubrir nuestro camuflaje. Además hay que tener en cuenta que son difíciles de abatir y nos pondrán en peligro en más de una ocasión.

Crypto va equipado con un jet pack con el que puede volar durante distancias no muy largas. También dispone de un surtido de armas entre las que escoger durante sus misiones. Una de ellas es una Sonda Anal, que causa la muerte inmediatamente y libera el cerebro, que usaremos entre otras cosas para fortalecer nuestro escudo. O un  Rayo Desintegrador, que prende fuego a sus víctimas y las convierte en cenizas instantáneamente. Pero no todo es disparar a diestro y siniestro, Crypto puede enamorar a las personas y hacer que nos sigan, lo que nos viene muy bien para aprovechar su energía, mantener el Holobob activado y no perder nuestra forma humana. También podemos usar la psicoquinesis para lanzar personas, animales u objetos unos contra otros. No todas las misiones ocurren a nivel del suelo, para resolver algunas de ellas necesitaremos usar nuestro platillo volante, que también cuenta con armas y escudo propio.

Cuando finalizamos una misión, volvemos con Orthopox-13 a la nave nodriza, donde podemos cambiar todo el ADN que hayamos conseguido por mejoras para el propio Crypto y sus armas, o aumentar las del platillo. También podemos ver nuestras estadísticas, el número de objetos que continúan ocultos, o elegir jugar en ‘modo libre’ si se ha completado la misión y queremos repetirla símplemente para matar y destruir todo lo que se nos ponga a tiro, o completarla 100%.

Las misiones, tanto las principales como las secundarias son variadas y sobre todo divertidas. Hay una con la que me reí especialmente en la que Orthopox-13 se da cuenta del enorme poder mediático que tiene la televisión, así que decide salir en antena y esclavizar a toda la humanidad. Para llevar a cabo su plan, nos ordena que ajustemos todas la antenas de TV y cuando lo conseguimos, provoca un resultado que para nada me esperaba y que consiguió que soltara unas carcajadas.

El nivel de dificultad de las misiones va en aumento conforme avanzamos y no todas consisten en ir destrozando lo que vemos a nuestro paso. En algunas ocasiones el sigilo será primordial y nuestro camuflaje no debe fallar, ya que tendremos que suplantar a personajes importantes sin que nos descubran.

Gráficos y Banda Sonora…

Aunque no estamos ante un triple A y ni mucho menos dispone de ese presupuesto, hay que reconocer que el resultado es más que aceptable. La gente de Black forest no ha hecho una simple remasterización, todo ha sido rehecho por completo. Los efectos de explosiones y armas están bien trabajados y quedan muy vistosos en pantalla. Además, el juego incluye escenas inéditas para el gozo y disfrute de que aquellos que ya conocen la historia, encuentren algo nuevo y se sigan sorprendiendo.

Los diálogos y sonidos del juego original era tan buenos que los han mantenido en este remake. Hay que agradecer el esfuerzo extra que han hecho en conseguir a los actores de doblaje originales para que interpreten las escenas inéditas y los nuevos diálogos, ya que como el humor avanza muy rápido, algunas bromas de hace 15 años no resultaban tan divertidas ahora, así que han mejorado los chistes, los han actualizado y funcionan a la perfección.

Impresiones finales…

Destroy all humans! no es un juego que vaya a cambiarte la vida, pero te aseguro que si la va a hacer más divertida. Visualmente, es todo un homenaje a las películas del género de los años 50. Hay muchísimos guiños a lugares y eventos importantes que todos conocemos. Jugarermos en lugares tan emblemáticos como Rockwell, (una parodia de Roswell), nos liaremos a tiros en el Area 42, (Área 51), y evitaremos que los senadores lleguen al Octógono, (Pentágono). Aunque no es un juego muy largo, consigue que en alguna ocasión se nos olviden las misiones y nos dediquemos simplemente a pasear por el escenario destruyéndolo todo por puro placer y como resultado, acabamos echándole más horas de las que realmente son necesarias solo por diversión, y eso para mi, ya es todo un logro hoy en día.

Lo mejor

  • El gran sentido del humor que hay durante todo el juego.
  • La diversidad de misiones.

Lo peor

  • La historia principal se hace corta.
  • Algunos edificios y PNJ se repiten y podemos ver a la misma persona, en la misma misión, aun habiéndola matado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba