Críticas de videojuegos

Crítica: «Saints Row», la ley del más gamberro

Historia
Jugabilidad
Gráficos
Duración

Recomendable

Divertido, largo y con todos los elementos de un Saints Row, aunque está lejos de ser perfecto.

Valoración de los Usuarios Be the first one !

GTA III supuso toda una revolución con su paso al entorno 3D: un sandbox primigenio en el que deambulábamos a nuestras anchas por toda una ciudad. Rockstar se encargaría de cuajar una de las franquicias más seguidas en la industria del videojuego… pero entre entrega y entrega, como es lógico, iba a pasar un tiempo considerable por los evidentes temas de desarrollo. Así que, entre una entrega y otra, aparecieron infinidad de imitadores, sucedáneos y títulos que, en definitiva, buscaban hacerse un hueco en este nuevo y exitoso subgénero aunque para ello copiasen (o lo intentasen) el título de Rockstar.

Uno de ellos fue Saints Row, que se lanzó por primera vez en 2006 y obtuvo bastante repercusión por su estilo irreverente y por pasarse siempre de la raya. Si el GTA era un desfase de acción y libertad, este nuevo título daba tres pasos adelante y se envolvía en una acción todavía más frenética y alocada con bromas constantes, pesadas y pasadas de rosca. Vamos, el clon «gamberro» del GTA. Con su segunda parte, lanzada dos años después, los chicos de Volition demostraron que eran capaces de ir más allá de lo que es una simple imitación y pulieron muchos defectos que lastraban la jugabilidad en el primer título. Además, marcaron el inicio de una franquicia que obtuvo personalidad y entidad propia y se deshizo de ese sambenito que le ligaba al juego de Rockstar. Sus señas: una historia más simple y loca, acción total, un editor de personajes completísimo y un humor sin filtros ni censuras.

A partir de entonces llegaron más Saints Row, con añadidos y spinoff… hasta que la saga quedó congelada hace siete años. Siete años, nada menos. Por eso, los que alguna vez hemos reído a carcajada limpia con él, o hemos gozado de su libertad de juego o, en definitiva, lo hemos disfrutado a través de sus muchas virtudes, esperábamos con impaciencia la salida del nuevo Saints Row. Un reboot para las consolas actuales que llega, como siempre, de la mano de Volition y que, gracias a Plaion, llevamos jugando desde hace varios días para contaros en que ha quedado el regreso de la saga más irreverente, soez y divertida de los sandbox urbanos.

Nuestro protagonista (un clon de El Fary) lidera la futura banda…

Un reboot o reborn o como se diga

Saints Row regresa en 2022 en forma de nuevo juego que no pierde de vista sus orígenes. Aprovecha todo lo que pueden ofrecer los nuevos sistemas para refrescar la saga, pero mantiene las reglas que lo convirtieron en algo único. Es decir, tenemos un sandbox clásico, con un mapa de ciudad (y sus alrededores) que no destaca por su tamaño ni por su variedad, ni lo busca, sino por la cantidad de cosas que puedes hacer… todas enfocadas en la diversión y en sumergir al jugador en una experiencia de acción desbordante.

La historia, que se desarrolla conforme jugamos y aceptamos misiones, no tiene mucha más profundidad que crear desde cero un imperio criminal para hacernos con el control de la ciudad, Santo Ileso. Para ello tendremos que apoyarnos en nuestros compañeros y en los negocios que vayamos abriendo/controlando, además de competir y combatir con las otras facciones que ya están establecidas por toda la ciudad: los Marshall, que son agentes de la ley sobrados de tecnología futurista. Gracias a ellos podremos hacernos con armas de rayos y cosas así, además de motos voladoras y vehículos futuristas. Lástima que también sean muy duros de pelar y utilicen robots para acosarnos. Los Idols, que son anarquistas, buscan la libertad y son antisistema, pero se pasan el día y la noche de fiesta pasando de todo. Por último, los Panteros, los pandilleros clásicos que se dedican al tráfico de drogas y al robo de vehículos.

La competición por llegar a la cima del poder en Santo Ileso está servida, y nos asegurará horas y horas de diversión. A través de nuestro teléfono móvil podemos hacerlo todo, o casi todo. Accedemos a las misiones, subimos el nivel de nuestro personaje, consultamos el mapa y mil cosas más. Será una herramienta indispensable para avanzar en el modo historia, que nos llevará fácil las 15 horas de juego. Puede no parecer mucho, pero las secundarias y las cosas por hacer en Santo Ileso van a multiplicar la duración… porque nos va a apetecer investigarlo todo.

Los Panteros son unos de nuestros competidores por el control de la ciudad. nada que no se arregle con plomo.

De «paseo» por Santo Ileso

Esta ciudad es una recreación libre de varias localizaciones sureñas de EE.UU. como Las Vegas o Texas, además de sus alrededores. Ya sabéis, desiertos, grandes lagos y zonas despobladas. A lo largo del mapa encontramos ciudades, algún poblado, campo abierto, grandes extensiones de agua… todo lo necesario para explotar la genial jugabilidad del juego. Porque vamos a poder pilotar todo tipo de vehículos por tierra, mar y aire y recorrer el mapa a nuestro antojo, libremente, para descubrir todo lo que esconde.

Volition ha puesto más empeño en lo vehículos terrestres, que son lo que más vamos a utilizar y, además de gozar de una conducción arcade divertida y sencilla, podremos coleccionarlos en nuestro garaje y mejorarlos, tunearlos, etc. No falta la música que nos acompañará en nuestros viajes: la radio. Con un montón de emisoras con todo tipo de géneros, desde clásico hasta el más moderno con artistas como Rosalía (¡Con altura!)

En nuestros «paseos» por la ciudad podremos hacer todo tipo de cosas y, aunque no se trata de entornos poblados y vivos como en otros sandbox, la cantidad de opciones lo compensa. Desde buscar fardos de droga que han caído de un avión a explorar zonas turísticas o poner reseñas en negocios o hacer fotos… la variedad está servida.

Nuestro móvil: indispensable. Haremos transferencias, compras, gestionaremos nuestro aspecto, llamaremos a aliados, etc.

La diversión, la acción

Aun no lo hemos comentado, pero ya todos lo sabéis: El editor del juego es una locura. Te permite usar la apariencia que viene predeterminada o la de algún jefe, pero lo divertido es enfrascarse en la elaboración de nuestro propio y único avatar. Saints Row nos da las herramientas para confeccionar cualquier aspecto que se nos ocurra y ya depende de nuestra habilidad para crearlo. Suma al editor y sus casi infinitas opciones la posibilidad de conseguir/comprar ropa y accesorios, con lo que tenemos un inmenso abanico de posibilidades de personalización y creación. Si buscáis por ahí, veréis que la comunidad ha hecho verdaderas maravillas… desde Luffy de One Piece hasta La Máscara. Nosotros recreamos una versión juvenil de El Fary que ha sido el terror de Santo Ileso.

Las primeras misiones nos sumergen en el combate y nos enseñan muy claramente las cartas del juego: aquí hemos venido a divertirnos y nos vamos a divertir. Mediante una rueda de armas seleccionamos aquella que queremos usar y nos liamos a tiros con ella. Al principio serán las típicas pistolas y subfusiles, pero pronto accederemos a otras más… futuristas. Cada arma cuenta con su propia mejora que la hace única y que desbloquearemos más adelante. Además de conducir como unos kamikazes podemos disparar desde el vehículo o, si vamos de copilotos, subir al techo del mismo y desde allí acribillar a los enemigos. En este sentido, tanto los tiroteos como las persecuciones toman ideas de películas al más puro estilo Fast & Furious. La guinda la pone la opción del multijugador, en la que podemos cooperar con otros jugadores para cumplir las misiones.

Con nuestras habilidades podremos hacer más daño a los enemigos y se multiplica la diversión

Cuando nuestro personaje «mejora» accedemos a habilidades activas y pasivas que nos ayudan tanto en combate como en la conducción, enriqueciendo las frenéticas escenas en las que oleadas de enemigos nos acosan por derecha e izquierda. Estos suelen atacar de dos maneras distintas (a distancia o cuerpo a cuerpo) y con una limitada IA, pero de vez en cuando llegarán enemigos de mayor nivel que nos pondrán las cosas más difíciles. El sistema de apuntado está bien pulido y enseguida te haces con él, algo necesario para seguir explotando ese factor de diversión en el que el juego pone énfasis.

Tiroteos-persecución o persecución-tiroteos, no hay mayor variedad en las misiones… pero Saints Row se las arregla para que no se vuelva monótono ni aburrido, bien sea integrando elementos de la historia, con momentos frenéticos o con nuevos personajes o situaciones. Un trabajo formidable de desarrolladores y guinoistas.

El tono del juego se ha rebajado

Una de las dudas que nos asaltaba a los fans de Saints Row era como sería tomado su sentido del humor tan salvaje en estos tiempos que corren, en el que todos somos tan sensibles y nos ofendemos a la mínima. Volition ha obrado de manera inteligente, pues mantiene el humor como santo y seña, pero ha rebajado la mala hostia y la irreverencia. Seguimos identificando el juego como uno más de la saga por su locura y frenética jugabilidad, por su humor negro y su sencillez orientada a la diversión… pero debemos olvidarnos de aquellas bromas más mordaces y de mal gusto. Es el signo de los tiempos.

Seguro que esto enfurecerá a los seguidores más hardcore, pero es fácil comprender que se haya tomado esta decisión. De todos modos y pese a la rebaja de mala baba, el juego sigue siendo, de lejos, uno de los más bestias y descarados que hay en el mercado.

Pasamos a comentar el apartado gráfico…

Seguramente se deba a que pertenece a ese grupo de juegos «intergeneracionales», es decir, que se lanza para consolas de distinta potencia. Eso puede haber lastrado las versiones de PS5 y Xbox Series, tanto en en lo que respecta a la densidad de población de Santo Ileso como en su acabado final, con unas calles algo vacías también de decorados o elementos. Pero prácticamente todo lo que vemos es destruible y se muestra sólido, convirtiendo persecuciones y tiroteos en todo un espectáculo. Además, la distancia de dibujado del horizonte es sensacional, como podéis ver en la captura de abajo. Nuestra copia en Xbox serie S se ha mostrado tremendamente sólida y los pocos problemas detectados (algo de popping) se han eliminado con una reciente actualización.

Si ves una torre con vivos colores y estás equipado con la chaqueta adecuada, podrás planear cual Batman por Santo Ileso

Esos escenarios vacíos que apuntamos se compensan por su diseño y por su funcionabilidad. Es decir, que Santo Ileso pasa a ser parte activa del juego y no es solo un entorno donde se desarrollan las aventuras de nuestro/s héroes. Sus calles, avenidas, edificios y localizaciones están diseñadas para que ayuden al elemento tantas veces repetido en esta humilde reseña: la diversión. Sus acabados no serán foto realistas ni derrochan en mil detalles, pero os aseguro que ni os daréis cuenta mientras estáis rodeados de enemigos o circulando a toda velocidad intentando sobrevivir.

En definitiva y como conclusión, Saints Row no ha decepcionado con su vuelta. Ha rebajado su tono salvaje pero no ha descuidado sus otros pilares: un editor bestial, unos tiroteos frenéticos y unas persecuciones arcade que no te dejan respirar. Un coctel que atrapa y hace que cada partida sea de todo menos aburrida. Como reinicio de la saga, compramos. Si a partir de aquí mantiene esta diversión y aumenta su apuesta con mejoras gráficas y entornos mayores, estamos ante uno de los regresos más prometedores. Comenzó como un clon y ahora puede ser un juego a imitar.

  • Desarrolladora: Volition
  • Producción: Deep Silver
  • Distribución: Plaion
  • Voces en inglés/Textos en castellano
  • multijugador online
  • disponible en PC, PS4, PS5, Xbox One, Xbox Series

Giacco

Redactor jefe de las secciones de Cómics y Videojuegos, así como presentador de muchos de los programas de Hello Friki Podcast.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba